7 de cada 10 smartphones en México ya vienen de Asia

Los dispositivos móviles de China adquieren cada vez más presencia en México. Pero también hay otros jugadores en este mercado: Corea del Sur, Taiwán y Japón.

ITZEL CASTAÑARES/El Financiero. Hace casi un mes, Xiaomi anunció una alianza con Telcel para que sus teléfonos sean distribuidos a través de los distintos canales del operador de telecomunicaciones, lo que coincidió con el lanzamiento de su último smartphone, mismo que competirá con Apple y Samsung.

La introducción del nuevo equipo de Xiaomi es un ejemplo de que los fabricantes asiáticos de smartphones se posicionan cada vez más en México. Al cierre de 2017 siete de cada 10 teléfonos inteligentes activos en el país provinieron de jugadores originarios de países como China, Corea del Sur, Taiwán o Japón, mientras que hace un lustro eran sólo dos.

El avance de marcas asiáticas en México, dicen expertos, es reflejo de su agresiva estrategia de precios -pueden costar hasta la mitad respecto a otros con características similares-, las innovaciones que integran y su amplia oferta.

Al finalizar el 2017, las marcas asiáticas ostentaban un 73.5 por ciento del mercado de la venta de smartphones, donde Samsung lideraba con una participación de 32.4 por ciento, seguido de LG con 14.6 por ciento, quien le arrebató el segundo sitio a Apple, la cual cayó a la tercera posición, según The Competitive Intelligence Unit (CIU).

Según fuentes, esta pérdida de penetración de Apple obedece al alza en sus precios y a una expansión de la oferta en el mercado.

Además de Samsung y LG, jugadores como Motorola, Alcatel y Sony han ganado presencia en el mercado local. Hace cinco años, las empresas orientales tenían una participación cercana al 23 por ciento, e incluso algunas aún no estaban en México, como Huawei.

Si bien hace cinco años -en 2012- había menor cantidad de oferentes en el mercado, también eran otros los que estaban al frente. Al término de ese año, la canadiense BlackBerry poseía 30.3 por ciento de participación, por encima de Samsung, quien apenas detentaba el 18.1 por ciento, similar a Nokia con 17.4 por ciento y Apple con 13.9 por ciento.

A la fecha, en el país hay alrededor de 30 marcas de teléfonos inteligentes de múltiples gamas, de las cuales poco más del 50 por ciento son de origen asiático.

Un teléfono de marca oriental puede costar hasta 50 por ciento menos que uno de las mismas características pero de un origen distinto. Por ejemplo, un smartphone de gama media estadounidense o europeo como Nokia tiene un precio de entre 7 mil y 8 mil pesos, mientras que uno de marca asiática con características similares se cotiza entre los 4 mil y 5 mil pesos.

“Necesitamos trabajar muy duro para cambiar la mentalidad de la gente respecto a que los productos de gran calidad tienen que costar una fortuna. La oferta de Xiaomi es de alta calidad y gran diseño a un costo honesto y accesible, aterrizando nuestros productos a las necesidades de los consumidores mexicanos”, respondió por correo la marca china a El Financiero.

Según Rolando Alamilla, analista de The CIU, el incremento en el precio de los smartphones ha generado una reconfiguración en el mercado. Al segundo trimestre de 2017, en México se gastaban 3 mil 155 pesos en promedio en un teléfono inteligente, por encima de los 2 mil 200 del mismo periodo de 2016.

“Al momento de comprar un dispositivo se tiene que hacer el balance de precio, marca y calidad para que el usuario tome la mejor decisión, y en ese sentido creo que esa es la mejor ventana de oportunidad para todas esas marcas que vienen de Asia; es decir, qué tanto pueden entrar y posicionarse en cuanto a características y precio”, agregó.

La agresiva estrategia en cuanto a precio y características de los modelos de marcas como Xiaomi, según Efrén Páez, analista de Mediatelecom, Policy & Law, será clave para el progreso de estas marcas.

“El consumidor mexicano es bastante sensible al precio, y las marcas chinas se han caracterizado por eso, ofrecer equipos de bajo costo. También, el hecho de tener acuerdos con los distribuidores es muy relevante, hay algunos dispositivos que ni siquiera se ofrecen en plan, y eso influye mucho en lo que puede lograr una marca en un país”, añadió.

De boca en boca

A diferencia de Huawei o Moto by Lenovo, que han invertido fuerte en publicidad, firmas como Hyundai Tecnologies, Neffos, Aiwa o Infinix buscan darse a conocer a través de tiendas departamentales o de autoservicio, sin hacer grandes inversiones en difusión, al apostar al bajo precio de los equipos.

Edgar Almazán, gerente de la división tecno de Hyundai, indicó que por ahora la marca busca competir con teléfonos de gama media-alta que no cuestan más de 5 mil pesos.

“La ventaja que tenemos sobre los competidores son las alianzas con los partners y la funcionalidad; es decir, tener un dispositivo con un nivel de calidad y funciones significativo pero a un menor precio”, dijo.

“México es un mercado muy distinto que hay que entender muy bien, porque partimos de la cultura de que un usuario busca un producto ‘bueno, bonito y barato’, por eso es importante que los fabricantes conozcan el mercado”, añadió el ejecutivo de Hyundai.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*