Abordaje de la crisis para una situación de desastre

La intervención de crisis o manejo de la situación de desastre será una de las principales herramientas con las que contará la población para salir adelante después del sismo de magnitud 7.1 vivido el pasado 19 de septiembre.

NELLY TOCHE/El Economista/SEP 23, 2017 | 9:18. Hoy la intervención de crisis o manejo de la situación de desastre será una de las principales herramientas con las que contará la población para salir adelante después del sismo de magnitud 7.1 vivido el pasado 19 de septiembre.

“El abordaje de la crisis es un evento muy descrito para la situación de las guerras, pero hemos visto que en gran parte de las circunstancias aparecen los mismos síntomas”, dijo en entrevista el doctor José Mendoza, coordinador de investigación de la Facultad de Medicina del departamento de Psiquiatría de la UNAM.

Explicó que tenemos cuatro etapas y todas se abordan de distinta manera:

Anticipación: Cuando tenemos la oportunidad de planear, por ejemplo cuando se presenta un huracán o tsunami. Aquí se dan todos los factores de protección para que no haya un impacto psicológico fuerte, proveer de información y generar materiales de confianza, para que la gente sepa que hacer.

Fase crítica: Es la etapa que hoy estamos terminando de vivir luego de que se cumplieron las primeras 72 horas después de la situación de riesgo, aquí lo que hay que impedir, puntualizó el doctor, es que la situación de estrés agudo impida el funcionamiento correcto o favorezcan el riesgo de una crisis de angustia que incluso ponga en riesgo a más personas. Es evitar que la posición defensiva del paciente reduzca nuestras posibilidades de intervención para su mejoría.

Periodo post crítico: Esta etapa comienza aproximadamente después de un mes y llega a seis meses, después de la adrenalina y el efecto que nos dan las hormonas para enfrentarnos al estrés, el cuerpo empieza a percibir ciertas situaciones y favorece síntomas para la aparición de otras enfermedades.

Dijo que hay formas de evaluar a las poblaciones que tienen más riesgo que otras, por ejemplo, las personas que ya pasaron por circunstancias similares, tienen más riesgo de desarrollar complicaciones.

Además las personas que han sufrido abuso, enfermedades mentales previas o con tratamiento psiquiátrico, también tienen más riesgo.

El especialista explicó que la complicación crónica es el trastorno por estrés post traumático, este implica la rememoración del hecho de forma continua o la situación de tristeza y el tener síntomas de ansiedad constantes. Todo esto independientemente de que uno no lo quiera.

Además alertó: “Si después de un mes, todavía no se puede subir a los elevadores, si cualquier movimiento lo asocia con el temblor, si tiene ansiedad o angustia y hasta signos de depresión, esto ya requiere un tratamiento psiquiátrico establecido, porque aquí ya hay un daño y hay que tratarlo”.

Normalización: Es ver el hecho de cómo vamos a volver todos a nuestras actividades normales y si requerimos alguna ayuda para lograrlo.

Mendoza concluyó que los efectos de los desastres sobre la salud mental han cambiado mucho, que a diferencia del temblor de 1985 donde no se sabía ni se entendía que implicaba la salud mental, pues era un tema no importante, hoy sabemos que la gente que vivió el suceso de aquella época, tuvo consecuencias importantes que impactaron no sólo su salud mental, también la física.

“Si nosotros atendemos estas etapas, podríamos disminuir la incidencia de enfermedades crónicas, como ansiedad, depresión o trastorno por estrés post traumático.

Esto tiene mucha importancia porque estas variabilidades de la frecuencia cardiaca asociadas a esto, pueden favorecer la aparición de síntomas metabólicos, como la hipertensión arterial y algunas otras enfermedades crónicas incluso”.

Lista de algunos centros de atención disponibles para toda la población:

El Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina estará dando apoyo de lunes a viernes de 10 a 18:00 hrs. para valoración, ( este sábado y domingo habrá servicio), circuito interior y cerro del agua, entrando por el metro copilo. Teléfono 56232127 y 56232291
La Asociación psiquiátrica, a través de la brigada inter institucional de apoyo emocional brindara a poyo en dos sedes: Clínica especializada condesa (24 horas) y el Hospital de las Emociones, a un costado del deportivo Eduardo Molina (de 9 a 9).
Iké asistencia, Apoyo gratuito vía telefónica 55 40907209, Erick Nieto.
Asociación Psicoanalítica Mexicana 55960009, info@apm.org.mx
nelly.toche@eleconomista.mx

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*