Alexander Acosta, nuevo secretario de Trabajo de EEUU

De padres cubanos, se convirtió en 2003 en el primer fiscal general adjunto hispano del país. Ha procesado a los líderes del cartel de Cali

EFE/El Mundo/ Washington/28 abr. 2017 13:54. El Senado de Estados Unidos confirmó hoy como secretario del Departamento de Trabajo al abogado hispano Alexander Acosta, que se convirtió así en el único integrante latino del Gabinete de Donald Trump.

Con 60 votos a favor y 38 en contra, Acosta fue confirmado 98 días después de la llegada de Trump a la Casa Blanca. Acosta encontrará encima de la mesa del Departamento de Trabajo varios asuntos que han quedado en el limbo durante más de tres meses, como el futuro de la medida que ampliaría el pago de horas extras a los trabajadores con salarios más bajos, ahora impugnada en los tribunales.

La norma aprobada por el gobierno anterior amplía de los actuales 23.660 dólares anuales a los 47.476 dólares el salario mínimo por el que los trabajadores tienen derecho a cobrar las horas extra. Aunque Acosta se mostró partidario de ampliar esa cifra, dijo que el nuevo límite podría “estresar” a las empresas.

Trump anunció en febrero la nominación de Acosta después de que Andrew Puzder, su primer candidato para el puesto, renunciase a él tras las numerosas críticas recibidas de senadores republicanos y demócratas por su polémico historial empresarial y personal. Antes de que Puzder retirara su candidatura, Trump había armado el primer gobierno sin integrantes latinos desde 1988.

Llevó a juicio a líderes de carteles de Colombia

Acosta, nacido en Miami hace 48 años, fue en 2003 el primer fiscal general adjunto hispano del país y un procurador federal que llevó a juicio a líderes de carteles del narcotráfico de Colombia y a reconocidos políticos estadounidenses en sonados casos de corrupción en el sur de Florida.

De padres cubanos, Acosta amplía la lista de los hispanos a cargo del Departamento de Trabajo, con Thomas Pérez e Hilda Solís como sus antecesores durante el Gobierno del presidente Barack Obama (2009-2017). El hasta ahora Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Internacional de Florida (FIU), con sede en Miami, se ha destacado como ejecutivo privado y también en cargos federales.

Licenciado en Derecho y Economía por la Universidad de Harvard, trabajó de la mano del juez del Tribunal Supremo de EE.UU., Samuel Alito, en la Corte de Apelaciones del Tercer Circuito antes de vincularse a la firma legal Kirland & Ellis, en Washington.

Fue integrante de la Junta Nacional de Relaciones Laborales (2002-2003) durante la Presidencia de George W. Bush (2001-2009), tras lo cual fue nombrado fiscal general adjunto para la división de Derechos Civiles del Departamento de Justicia, puesto desde el cual defendió los derechos de los estadounidenses de religión musulmana.

Defensor de los derechos civiles de los musulmanes

Más adelante, en 2011, Acosta señaló que EE.UU. es una nación construida sobre el principio de la libertad y “en la lista de libertades están en un puesto alto la libertad de expresión religiosa” durante una audiencia en el Congreso sobre la importancia de proteger los derechos civiles de los musulmanes estadounidenses.

Acosta se convirtió hoy en el latino de mayor rango en el Gobierno de Trump, una posición que reclamaban grupos civiles nacionales como la Asociación Nacional de Funcionarios Electos y Designados (NALEO) cuando el presidente elaboró un gabinete sin hispanos.

Acosta fue entre 2005 y 2009 el fiscal federal para el Distrito Sur de Florida, y entre otros casos de resonancia tuvo el del ex ‘lobista’ republicano Jack Abramoff por fraude. También el de José Padilla por terrorismo y el del hijo del ex presidente de Liberia Charles Taylor, acusado de tortura en su país, así como varios casos de corrupción en el condado Palm Beach.

Además procesó a los líderes del cartel de Cali, los hermanos colombianos Miguel y Gilberto Rodríquez-Orejuela, por el tráfico de unas 200 toneladas de cocaína.

Acosta renunció a su cargo como fiscal del Distrito Sur, el más importante a lo largo de su carrera judicial, en 2009 tras la llegada de Barack Obama al poder para ser decano de la FIU.Además de su puesto en la FIU,

Acosta fue presidente del U.S. Century Bank, el mayor banco de la comunidad hispana de Florida. Fue reconocido como uno de los 50 hispanos más influyentes del país por Hispanic Business Magazine.

De igual forma, en 2013, la Cámara de Comercio Hispana del Sur de la Florida resaltó sus “logros sobresalientes, liderazgo y determinación durante toda una vida de cuidado y devolución a la comunidad”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*