Así entrenó un niño mexicano para ser campeón en matemáticas

Con sólo cinco años, logró vencer a pequeños de 30 países con un método que sólo se imparte en algunas escuelas de México y que fomenta la agilidad mental.

Omar Ortega/El Financiero/28.07.2017 Última actualización 05:00 AM. Leonardo Torres quiere ser bombero. Aún faltan muchos años para que el niño, originario del Estado de México, elija cuál será la carrera a la que dedicará su vida, pero a los cinco años y escasas semanas de terminar el tercer grado de preescolar, ya puede decirse orgulloso de haber logrado un campeonato mundial en un certamen de matemáticas.

El sistema de enseñanza de cálculo mental con el ábaco soroban como herramienta es parte de sus materias en el Colegio High Hills de Metepec, y desde hace un año, Leonardo Torres trabajó en dicho método con la coach Itzel Salgado.

“Leo tiene un año con el método en su tira de materias y está en el nivel 1. Nos sentimos muy orgullosas por haber sido parte de la preparación de Leo”, dijo a El Financiero la coach.

“La clase con este método dura una hora, pero el entrenamiento intensivo de Leonardo para el torneo internacional fue en los dos meses previos”, añadió Itzel.

Aloha es un método de enseñanza del cálculo mental y la aritmética que se imparte en alrededor de 80 escuelas del país como una materia más y en tres centros de enseñanza ubicados en Toluca, Estado de México, Tampico, Tamaulipas y Chihuahua, Chihuahua.

El ábaco soroban es un instrumento japonés con fichas verticales y una barra de resultados.

Cuando a Leonardo se le preguntó si algo le había costado trabajo durante la competencia, respondió contundentemente: nada. “Me gustan las matemáticas y me gusta usar el ábaco, lo imagino y luego le pongo y quito piezas para hacer las sumas”, explicó.

La empresa Aloha organizó un torneo mundial en Malasia, donde participaron niños de 30 países en cuatro categorías diferentes. Para participar en dicho certamen, Leonardo entrenó durante dos meses previos durante tres horas al día, con ejercicios de sumas y restas utilizando el ábaco con cronómetro en mano, ya que en el certamen internacional requería resolver 70 ejercicios en cinco minutos. En los niveles 2 y 3 se llevan a cabo multiplicaciones y en el nivel 4 se integran las divisiones a la gama de ejercicios con el aparato.

“Nosotros no sabíamos de este método, lo implementaron en la escuela y se agregó como una materia más, fue ahí que empezó Leo”, indicó el padre del niño, Sergio Torres.

La empresa Aloha llegó a México en 2013 y tiene cerca de cinco mil alumnos en el país. La directora de expansión de la empresa indicó que desde 2014 los niños mexicanos han concursado en el certamen internacional organizado por Aloha con resultados favorables.

“Los niños ven el ábaco como una imagen, lo ven en su imaginación, y mueven las fichas en su imaginación”, señaló a El Financiero Bibiana Bojalil, directora de expansión de Aloha.

“Al hacer aritmética y cálculo utilizamos el hemisferio izquierdo, el análisis lógico y la habilidad numérica, pero cuando un niño aprende a utilizar el ábaco y con la práctica lo aprende a visualizar, lo que hace es un switch entre los dos hemisferios, ya que el hemisferio derecho es el encargado de ver, analizar y guardar imágenes. El ábaco se convierte en una imagen, no ve el niño un número sino una imagen, que representa un número”, añadió.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*