Cecilio, Peralta y Castillo: la receta de los goles en un duro clásico

El América vuelve a vencer a los Pumas (2-1) en el derbi de la Ciudad de México. Los goleadores de ambos conjuntos destacan por revitalizar el partido

DIEGO MANCERA/El País/ México 5 AGO 2017 – 23:52 El resultado de esta noche condicionaba las aspiraciones de América y Pumas. Las águilas salieron triunfantes 2-1 de este clásico entre los dos equipos más populares de la capital mexicana. Los personajes que robaron la atención fueron los autores de los goles: Oribe Peralta y Cecilio Domínguez, por los americanistas; Nicolás Castillo por los felinos.

Los dos equipos lucían inestables previo al partido. Ninguno de los planteamientos de sus entrenadores terminaba por convencer o por dar la certeza de que había un conjunto que sacaría la delantera. Sobraban las estadísticas, pero escaseaba el desparpajo de sus futbolistas. Pero en el estadio Azteca no tuvieron reparo para meter la pierna fuerte, para intentar tirar un caño o emplear todo un repertorio de gambetas.

Las águilas confiaban en el paraguayo Cecilio Domínguez. Con 22 años hizo una buena carrera en su país que lo llevó a triunfar en el fútbol sudamericano a corta edad. En México le echaron el ojo y le trajeron. Una lesión en su hombro le impidió brillar como él y todo su entorno quería. Él tiene la 10 en su espalda desde hace seis meses. Y si algo ya puede celebrar en su estancia en América es que sabe cómo encarar el clásico, al menos, contra Pumas.

En marzo pasado, Cecilio hizo el gol del triunfo, 2-3, para que sus compañeros se llevaran de Ciudad Universitaria la victoria a menos de 10 minutos del final. Ahora, en el estadio Azteca, le puso trampas a sus adversarios para que le patearan o para que le detuvieran, así podía desesperarles. Él se encargó de cobrar el penalti de la victoria 2-1 gracias a un remate picado en el que venció al meta Alfredo Saldívar al emular a Antonín Panenka. También vengó un tiro similar que erró su compañero Silvio Romero a unos minutos del final de la primera parte.

Pero hay que rebobinar un poco para contar el factor Peralta. Oribe, el delantero de pueblo querido en México por su fuelle, fue capaz de abrirse espacios para que sus compañeros le dejaran alguna opción de remate. Eso funcionó al minuto 21 cuando su colega Darwin Quintero le cedió el balón y Peralta chutó el balón por encima del portero de Pumas. 1-0.

El otro personaje del gol es Nicolás Castillo. El chileno se ha erigido como el pilar de la ofensiva de Pumas. En 14 juegos, el andino ha anotado en 10 ocasiones. Sin sus anotaciones su equipo estaría a la deriva. Los felinos se han vuelto dependientes de que él pueda hacer algo. En el último clásico marcó un doblete.Contra el América de esta noche, era el que más balones llegaban. Pelotazos, pases filtrados, bombeados, de todo. Fue en una afortunada jugada en la que un mal remate de Mauro Formica le quedó para que rematara de cabeza.

Aunque Castillo aguantó la marca sofocante de Pablo Aguilar y de Bruno Valdéz. Su vocación para defender el balón no encontraba socios en el mediocampo ni en los extremos. El que lo intentaba más era Néstor Calderón por la derecha y, ya en la recta final y con el 2-1 en la pizarra, tuvo el empate cuando Brian Figueroa, un juvenil de 18 años, le puso un centro que no pudo dirigir a portería. Castillo también sabe fallar. Luego llegó el gol definitivo de Cecilio.

América puede tener una semana tranquila con el triunfo ante su antagonista en el bolsillo. La plantilla de los universitarios tendrán que lidiar con una desventurada semana en la que, como en marzo pasado, quedaron en el límite para ganar a su principal rival en la liga.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*