Cerca del 60% de víctimas en el sismo fueron mujeres: informe

Bertha Teresa Ramírez/La Jornada|lunes, 09 oct 2017 21:28. Ciudad de México. Alrededor del 60 por ciento de las personas que fallecieron durante el sismo fueron mujeres, amas de casa que se hacían cargo de sus familias y tal vez mujeres trabajadoras asalariadas del hogar, afirmaron autoridades laborales al inaugurar el segundo foro internacional “Cuidado e Igualdad Laboral” cuya intención es crear una política social en materia de cuidados.

Belen Sanz Luque, representante en México de Naciones Unidas para la Igualdad de Género y Empoderamiento de las Mujeres, afirmó que si bien en este momento se requiere una respuesta para la toda la población damnificada, hay una afectación específica qué hay que estudiar y evaluar, pues por los datos que se conocen, “efectivamente había un mayor número de mujeres en gran parte de las viviendas que fueron destruidas, según los datos que hemos podido conocer al menos un 60 por ciento de las personas fallecidas fueron mujeres”.

Interesa al organismo garantizar que la reconstrucción reconozca las necesidades específicas de las mujeres que han sido afectadas por el sismo y una adecuada participación y rol de las mismas en el proceso de reconstrucción, dijo, entrevistada durante un receso del foro.

Externó la necesidad de que las autoridades pongan atención especial a las posibles situaciones de violencia de género, de violencia contra las mujeres, que han sucedido en otros momentos de desastre natural y que es muy importante atender en el proceso de recuperación.

Sanz Luque, añadió que el trabajo del cuidado debe ser visto como un derecho y pilar de la protección social y sin duda como un aspecto clave de la agenda de igualdad de género fundamental para el desarrollo sostenido.

La cara oculta de la luna es el trabajo doméstico y de cuidados no remunerados, “los datos oficiales indican que en México las mujeres dedican 59 horas a la semana, tres veces más que los hombres, que dedican 52 horas promedio, a las tareas de cuidado y de acuerdo al Inegi el trabajo doméstico y de cuidados no remunerados representó 24.2 por ciento del producto interno bruto del país, esto fue superior a lo alcanzado por otras actividades económicas como la industria manufacturera y del comercio las cuales registraron una participación de 18.8 por ciento y de 17.5 por ciento respectivamente en 2015. Al respecto la ONU propone reconocer y redistribuir el trabajo doméstico entre familia, estado y mercado.

Sobre la política en materia de cuidados, la Secretaría del Trabajo y Fomento al Empleo, ahondó que la economía relacionada con este sector abarca a todos los seres humanos, sin embargo en la mayoría de los casos son las mujeres las que se hacen cargo de ellos, parte de la humanidad cuyo trabajo ha estado invisibilizado.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*