CIDH emite medidas cautelares para Marco Antonio Sánchez Flores

La vida y la salud del estudiante de preparatoria corre el riesgo de sufrir un “daño irreparable” considera el organismo internacional, sus padres y abogados.

Laura Barranco/AN/abril 5, 2018 7:13 pm. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) emitió medidas cautelares a favor de Marco Antonio Sánchez Flores, estudiante de la preparatoria 8 de la UNAM y víctima de desaparición forzada el pasado mes de enero y que al cabo de 6 días apareció en Melchor Ocampo, Estado de México. A la fecha aún se encuentra hospitalizado en el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía (INNN).

El organismo internacional considera que la vida del joven de 17 años corre riesgo de sufrir un daño irreparable y debido a ello ordenó al Estado mexicano que adopte las medidas necesarias para preservar sus derechos a la vida, a la integridad personal y a la salud, teniendo en cuenta el interés superior de la niñez.

En conferencia de prensa, los padres de Marco Antonio e integrantes de las organizaciones Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM), la Defensoría por los Derechos de la Infancia (ODI), el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), y el Instituto de Justicia Procesal Penal (IJPP) explicaron las condiciones en las que se encuentra el preparatoriano.

El director ejecutivo de REDIM, Juan Martín Pérez, alertó que “este adolescente que salió de su casa el 23 de enero no ha vuelto, hay un joven que está mejorando físicamente pero no ha logrado recuperar lo que sucedió en esos 6 días de desaparición forzada por parte de policías, sino su propia vida en perspectiva de la escuela, está preocupado por su escuela pero no tiene condiciones para regresar”.

Su madre, Edith Flores, denunció que los malos tratos y abusos en contra de su hijo ha continuado, ahora en el INNN. Sumamente conmovida e indignada relató que el personal médico, incluido el subdirector de neuropsiquiatría, Jesús Ramírez Bermudez, se han negado a darle información sobre el tratamiento de Marco.

“Otra cosa que a mí me tiene muy molesta, es que a mi hijo lo sujetaban, porque lo amarraban de los pies y las manos, y se azotaba en la camilla y eso hacía que sangrara mucho de la nariz y por qué no me lo decían, y eso me lo contó una paciente que salió de lo que le pasaba a mi hijo”, contó.

“En el tema de la investigación, no ha habido la debida diligencia para la investigación del delito, la fiscalía de servidores públicos sigue manteniendo la investigación por abuso de autoridad y por ejercicio indebido del servicio público, nunca ha querido investigar la posible desaparición forzada“, denunció el abogado del IJPP, Simón Hernández.  Informó que el caso ya está siendo investigado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos, ya no por la Comisión de Derechos Humanos capitalina.

El titular de REDIM además expuso que ha sido a través de amparos que se ha tenido acceso “a fragmentos” del expediente médico de Marco Antonio, pues han sido las autoridades de procuración de justicia de la Ciudad de México las primeras en poner obstáculos al asegurar dicha información. Agregó que actualmente se le tiene con “una saturación de medicamentos para mantenerlo dopado” y esto ha impedido que tenga condiciones cognitivas para “saber lo que ha sucedido”.

Marcia Aguiluz, directora del programa para Centroamérica y México del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional, expuso que las medidas cautelares solicitadas por la CIDH al Estado Mexicano son básicamente medidas de protección; “este mecanismo que activa la Comisión es para evitar que ocurran daños irreparables a los derechos de Marco Antonio. En concreto que se preserve su vida, su integridad personal y muy importante su salud”.

“Tenemos serias preocupaciones sobre la atención médica, sobre el hecho de que los familiares tienen derecho limitado a verlo, algunas conductas que el personal médico ha tenido con respecto a él”, agregó.

Edith Flores lamentó que pese a que han pasado tantas semanas, la pregunta sigue siendo la misma. “Dónde tuvieron a mi hijo, qué le hicieron, yo sé que tal vez esto nunca me lo van a contestar, tal vez no haya justicia para él, pero lo tienen que pagar“, concluyó.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*