Cruzan inconformidades alcalde de Querétaro y ciudadanos por destrucción de ciclovía

POR ERIC PACHECO , 18 NOVIEMBRE, 2017/QUERÉTARO, Qro. (proceso.com.mx).- El presidente municipal de Querétaro, Marcos Aguilar Vega, defendió la destrucción de una ciclovía que tenía 6 años de inaugurada, para construir una nueva del otro lado de esa misma calle.

El panista se mostró sorprendido ante la indignación que desató su decisión, al asegurar que durante su campaña toda la ciudadanía le aplaudía sus propuestas para construir nuevas ciclovías en la ciudad.

“Lo que me llama la atención es que cuando hice la campaña, todo mundo lo aplaudía, ¡queremos ciclovías! Bueno, pues ten cuidado con lo que pidas”, les advirtió el presidente municipal de Querétaro.

No sólo son automovilistas y ciclistas los que han protestado porque consideran equivocado que el alcalde se empecinara en construir la ciclovía junto al carril de alta velocidad, siendo que ya había otra ciclovía junto al carril de baja velocidad, misma que destruyó.

También una gran cantidad de comerciantes de avenida Universidad rechazaron que el alcalde haya destruido la ciclovía que apenas hace 6 años inauguraron autoridades municipales y estatales, para construir otra nueva.

“Pienso que hacen las cosas a lo pendejo, como casi siempre, sin un criterio técnico, porque se les ocurre”, manifestó el señor José María, entrevistado en una librería sobre esta avenida.

La ciclovía fue inaugurada el 7 de octubre de 2011, por el entonces gobernador, el priista José Eduardo Calzada Rovirosa, y el alcalde era el panista y hoy gobernador, Francisco Domínguez Servién.

“Fue una decisión que tomó el presidente municipal y la hizo él, a pesar de que mucha gente se opuso”, dijo la señora Martha Esperanza Pérez Escobedo, quien atiende un establecimiento de abarrotes en Avenida Universidad.

La actual secretaria de Obras Públicas y Desarrollo Urbano, Romy Rojas Garrido, participó en el diseño y ejecución de la construcción de la ciclovía hace 6 años, misma que iba junto al carril de baja velocidad y que el gobierno municipal destruyó.

A inicios del sexenio la funcionaria estatal adelantó a expertos en desarrollo urbano, preocupados por el futuro de la ciclovía, que la decisión sobre la ciclovía sería una decisión conjunta del alcalde Marcos Aguilar y el gobernador Francisco Domínguez.

“Lo que causa molestia es que cada administración se gasta el dinero de los contribuyentes. Llega el siguiente Gobierno y pues hay que romper; es gasto de trabajadores, gasto de tiempo y molestias para los vecinos, ¿no?, para los comerciantes”, explicó Óscar Aguilar, otro comerciante.

La Secretaría de Obras Públicas aseguró que la ciclovía había sido construida siguiendo la normatividad en la materia y que fue resultado de un trabajo realizado en conjunto con la comunidad ciclista.

En su segundo informe, el alcalde Aguilar Vega reconoció públicamente a Ricardo Anaya Cortés, presidente del Partido Acción Nacional, a quien atribuyó haberlo aconsejado sobre su proyecto relacionado con la ciclovía destruida en avenida Universidad.

“Una persona a la que quiero reconocer también públicamente es a mi amigo Ricardo Anaya. Gracias Ricardo, gracias por tus consejos, por tu acompañamiento y por tu colaboración, gracias a su gestión muy pronto tendremos una inversión muy importante, que permitirá la construcción de una ciclovía…”.

“No estamos en época del emperador, ¿no?, de que el emperador decía y hacía, así estamos ahorita, como si tuviéramos un emperador, en vez de un presidente municipal”, cuestionó la señora Pérez Escobedo.

En tanto, Rogelio Pérez de la Cruz, otro comerciante de esta avenida, dijo que tanto ellos como sus clientes ya se habían adaptado a esa ciclovía que corría por el carril derecho, por lo que considera innecesario el cambio.

“Ya nuestros clientes están acostumbrados a que tienen que hacer un descenso rápido para poder venir con nosotros (…) Si la van a dejar por un buen tiempo, pues a lo mejor es un beneficio, pero si dentro de poco, que vuelva a cambiar Gobierno, van a volver a cambiarla para este lado (derecho), pues no tiene, no tiene una lógica en sí”.

Además del despilfarro de recursos públicos, hay locatarios que observan un riesgo para las y los ciclistas que utilicen la ciclovía junto al carril de alta velocidad.

“Te imaginas un percance así que se te llega a enredar la agujeta en la cadena, pues automáticamente vas de lleno completamente contra el carril de alta, a un costado contra el carro, ¿qué protección hay?, y si lo hubieras hecho sobre la banqueta, pues no pasaba quizá, a lo mejor de un raspón”, opinó Luis Alberto Hernández Esqueda, locatario de más de 30 años sobre esta vialidad.

Por reubicar la ciclovía junto al carril de alta velocidad, el Gobierno Municipal ahora construye una barrera de contención de concreto, lo que para especialistas en el tema de movilidad, como el investigador del Instituto Mexicano del Transporte (IMT), Eugenio Arredondo Ortiz, no habría sido necesario si conservaban la ciclovía en el sitio donde estaba.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*