Cuidar las lenguas indígenas es preservarnos a nosotros mismos: Matos

Vivimos en lucha constante contra la incomprensión y la falta de presupuesto, señala

Fabiola Palapa Quijas/Periódico La Jornada/Miércoles 29 de noviembre de 2017, p. 7. Para el arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma, investido con el grado de doctor honoris causa por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) el 9 de noviembre, es importante que las autoridades tengan una tendencia mayor a la preservación de las lenguas indígenas, del patrimonio popular y de los monumentos, porque eso es la esencia de México.

Durante la conferencia magistral Historia de la arqueología en México, dictada ayer en el auditorio Jaime Litvak King del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la máxima casa de estudios, el coordinador del proyecto Templo Mayor aseguró que al conservar las lenguas indígenas, así como el patrimonio, nos estamos preservando a nosotros mismos, a nuestra historia, a lo que nos legaron. Solamente así podremos ver un futuro en que todos estos elementos sean tomados en cuenta y preservados.

Matos Moctezuma alertó que el futuro en el campo de la arqueología es incierto y dijo ignorar lo que sucederá en el país, pues fenómenos naturales como los sismos han afectado mil 800 edificios prehispánicos y coloniales, además del problema de la invasión de tierras indígenas para crear consorcios. Teotihuacán es acechada por una gran mancha urbana impresionante, y así podría mencionar muchos sitios que han desaparecido por la expansión de la ciudad.

El arqueólogo, quien se considera un buscador del tiempo perdido, asegura que vivimos en lucha constante contra la incomprensión y la falta de presupuesto; sin embargo, está la ley de 1972, que sigue operando y da primacía a los vestigios prehispánicos.

El autor de libros como Muerte entre los mexicas (2010) y El Templo Mayor de los aztecas (1988) expresó que “la antropología ha evolucionado de manera formidable. Surgieron los grandes centros, como los institutos Nacional de Antropología e Historia y de Investigaciones Antropológicas (IIA), cuyo antecedente está en Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México. Surgió también el Instituto Veracruzano de Antropología.

“Todas estas instituciones han ido aportando de manera formidable, han puesto su granito de arena a un conocimiento mucho más amplio de esas diferentes ramas de la antropología. Me siento muy honrado de que sea en este lugar que ha dado tanto para el estudio de la antropología donde pueda expresar estas ideas, como parte del reconocimiento que se me hizo con el doctorado honoris causa”.

Matos indicó que mientras mayor sea el presupuesto asignado a esas instancias antropológicas, obviamente podrán desarrollar un trabajo con mayores elementos. Subrayó que la formación de los nuevos cuadros es un factor importante y resaltó que la Escuela Nacional de Antropología e Historia ha dado nueve premios nacionales de ciencias y artes a Santiago Genovés, Pablo González Casanova, Román Piña Chan, Rodolfo Stavenhagen y Antonio García de León, entre otros.

Matos Moctezuma, quien estuvo acompañado en ese acto por el director del IIA, Rafael Antonio Pérez-Taylor, también explicó que los temas que lo han absorbido como investigador son la muerte en el México prehispánico, la historia de la arqueología y el Templo Mayor.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*