Detienen a velador a quien la UAN depositó $323 millones

-En 2015, el entonces rector y ahora prófugo Juan López Salazar autorizó la transferencia. -Denuncias penales refieren el desvío de más de 580 mdp en la universidad nayarita. -La casa de estudios se quedó sin recursos para pagar a maestros; la SEP le negó ayuda

Myriam Navarro/Corresponsal/Periódico La Jornada/Domingo 3 de diciembre de 2017, p. 26/Tepic, Nay. Agentes de la Fiscalía General del Estado (FGE) detuvieron a José Ernesto Robles Delgado, un vigilante de la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN), investigado desde 2015 por haber recibido en su cuenta de nómina personal 323 millones de pesos provenientes de la institución educativa y autorizados por el entonces rector Juan López Salazar, quien enfrenta denuncias penales como responsable del desvío de más de 580 millones de pesos.

La Unidad de Investigación Especializada en Delitos Cometidos por Servidores Públicos investiga irregularidades financieras en la UAN y al ser Robles uno de los implicados se cumplimentó una orden de aprehensión en su contra, señala un escueto comunicado de la FGE.

El crítico estado financiero de la UAN fue dado a conocer el 16 de julio de 2016 por Ignacio Peña González, quien el 9 de junio acababa de tomar posesión de la rectoría. Entonces señaló que la institución enfrentaba una deuda de más de 900 millones de pesos y un déficit financiero por mil 400 millones de pesos. Dijo que solicitaría a la Auditoría Superior de la Federación una revisión profunda a las arcas de la UAN para encontrar a los responsables del quebranto.

El 20 de octubre de 2016, Peña González anunció que había 24 cuentas congeladas debido a los adeudos de la universidad con el SAT e Infonavit, de 313 y 93 millones de pesos, respectivamente.

El 18 de noviembre Roy Rubio Salazar, titular del Órgano Superior de Fiscalización, presentó denuncias penales contra el ex rector López Salazar, por una afectación de 375 millones de pesos, de los cuales 323 fueron depositados a Robles Delgado, con número de empleado 35120, y 10 millones de pesos más al tam-bién velador Ángel Perales Covarrubias (número de empleado 18950). El dinero se depositó en 19 transferencias bancarias entre marzo y diciembre 2015.

José Ernesto Robles fue detenido ayer mientras realizaba sus funciones en una de las casetas de vigilancia de la universidad nayarita, sin resistirse al arresto.

Los expedientes NAY/TEP/ III/RTL/11932/16 y 11933/16 señalan al ex rector y a quienes resulten responsables del desvío de 583 millones de pesos.
El 25 de noviembre de ese año, el entonces fiscal Édgar Veytia (detenido en marzo pasado en Estados Unidos por supuestos nexos con el narcotráfico) dio a conocer que se había solicitado el apoyo de Interpol para localizar al ex rector López Salazar, quien hasta la fecha se encuentra en paradero desconocido; el 2 de marzo pasado, el juzgado segundo de distrito de amparo penal con sede en Tepic le concedió un amparo contra la orden de aprehensión 170/17.

El 19 de febrero, el edificio de finanzas de la UAN se incendió y se dio a conocer que entre las muchas pérdidas materiales destacaba el equipo de cómputo, aunque toda la información tenía respaldo en otros equipos fuera del edificio. El fuego fue provocado: el peritaje es muy claro, sí hubo solventes, no se puede considerar un accidente, fue intencional, concluyó la fiscalía, pero nunca hubo detenidos.

Debido a que no puede solventar pagos quincenales ni los extraordinarios de fin de año, la universidad solicitó apoyo de la Secretaría de Educación Pública (SEP), pero le fue negado debido a que los fondos federales han sido dirigidos a solventar los daños provocados por los sismos y el huracán del pasado septiembre, señala un oficio enviado por la secretaría a la UAN.

Apoyo estatal

La universidad acaba de recibir del gobierno del estado una transferencia bancaria para cumplir con el pago de la segunda quincena de noviembre; el gobierno de Antonio Echevarría Domínguez anunció recientemente que no dejaría sola a la UAN y se tendrá el dinero para pagar las quincenas que restan, además del aguinaldo y otras prestaciones.

En un principio, el rector Pe-ña González dijo que se reque-rían 550 millones de pesos, pero posteriormente señaló que con los ajustes de cinturón realiza-dos este año, se requería de 350 millones para cerrar 2017 sin atrasos y cumplir a los casi 6 mil empleados, incluidos mil 500 pensionados.

La UAN da clases a casi 30 mil jóvenes en preparatorias y carreras universitarias.
Siguiente
Subir al inicio del texto

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*