El Gobierno de México le permite a agentes de EU tomar datos biométricos a migrantes:WP

Por Redacción /SinEmbargo/abril 06, 2018 8:50pm. Donald Trump, Presidente de los Estados Unidos, reconoció -con tono suave- que autoridades de México han entregado a agentes estadounidenses información, en los últimos años, sobre los migrantes que se dirigen a su frontera, de acuerdo con The Washington Post.
La noticia sale un día después de que Enrique Peña Nieto, mandatario mexicano, enviara un mensaje por la decisión del magnate neoyorquino de mandar elementos de la guarida nacional al territorio que divide a ambos países americanos.

Ciudad de México, 6 de abril (SinEmbargo).– Agentes de Estados Unidos recopilan datos biométricos de migrantes en las profundidades de México, un programa sensible que la retórica de Donald Trump podría poner en riesgo, revela hoy The Washington Post.

“Operando en centros de detención en el sur de México y en la capital, los funcionarios de Estados Unidos han instalado decenas de terminales de detección para recoger las huellas dactilares de los migrantes, los ojos y otras características de identificación, incluidos los tatuajes y las cicatrices”, dice. “Las autoridades de Estados Unidos ven esta asociación como un modelo potencial para otros países, y están en conversaciones con naciones centroamericanas para adoptar medidas similares”, agrega.
El Presidente Trump criticó a México por hacer “muy poco, si no nada” para detener el flujo de personas a través del territorio mexicano que se dirige a los Estados Unidos. Además, enviará fuerzas militares a la frontera.

“Aunque luego suavizó su tono, Trump no ha reconocido que las autoridades mexicanas, en los últimos años, le han dado a Estados Unidos más visibilidad que nunca en cuanto a las identidades y los antecedentes de los que potencialmente se dirigen a la frontera”, dice el diario estadounidense.
La información, que se recopila en bases de datos policiales, alerta a los agentes estadounidenses sobre si el individuo es un delincuente condenado o entra dentro de la categoría conocida como “extranjeros de interés especial” [entre los cuales se encuentran posibles extremistas].

“Estos son programas bilaterales que desarrollan la capacidad mexicana de una manera que beneficia nuestra seguridad”, señaló un funcionario de la Oficina de Narcóticos Internacionales y Aplicación de la Ley del Departamento de Estado, según el diario estadounidense.
La oficia citada arriba ha presupuestado 75 millones de dólares para instalar el equipo en cárceles de inmigración en México. El esfuerzo por recopilar datos, apunta TWP, hubiera sido imposible hace una década. Pero no hoy.

“En gran parte, las autoridades mexicanas se han mantenido en silencio. Corren el riesgo de una reacción pública contra las sospechas sobre la tecnología del Gobierno estadounidense y la percepción de que Washington interfiere en los asuntos del país”, señala el texto hoy publicado.

“La profundización de la cooperación en materia de seguridad entre las dos naciones recibió nuevas presiones esta semana cuando Trump acusó a México de permitir un flujo sin restricciones de centroamericanos a través del territorio mexicano’’, indica el diario.

Las presiones de las que habla llegaron tras la firma de Trump y, después, con el anuncio de que serán entre 2 mil y 4 mil los elementos que estarían en la zona fronteriza.

“Presidente Trump: si usted quiere llegar a acuerdos con México, estamos listos. Como lo hemos demostrado hasta ahora, siempre dispuestos a dialogar con seriedad, de buena fe y con espíritu constructivo”, respondió Peña Nieto en un mensaje publicado en sus redes sociales.
“Si sus recientes declaraciones derivan de una frustración por asuntos de política interna, de sus leyes o de su Congreso, diríjase a ellos, no a los mexicanos. No vamos a permitir que la retórica negativa defina nuestras acciones”, señaló.

Aunque el Presidente Enrique Peña Nieto ha recibido el apoyo en su mensaje de reclamo a Donald Trump, también ha recibido reclamos. “Es correcto que el Gobierno Federal haya fijado una postura frente a los ataques de Trump, pero no es suficiente. Debemos decir con firmeza que las negociaciones con EUA están condicionadas a que cesen las amenazas hacia los mexicanos. Es momento de unidad nacional”, escribió en su cuenta Ricardo Anaya, candidato presidencial.

El ex candiller Jorge G. Castañeda, quien apoya ahora a Anaya, dijo en un artículo publicado en El Financiero:

“Peña no dijo nada [en su mensaje], salvo la vieja cantaleta del respeto y la dignidad, una sarta de lugares comunes, varias citas fuera de contexto de los candidatos a la presidencia, y un consejo inverosímil para Trump: que no desquite sus frustraciones de política interna con México. Es el gobierno mudo que tanto ha descrito Aguilar Camín: no dicen nada”.
Castañeda dijo que el Senado y Anaya, en cambio, “fueron muy claros y precisos, a pesar del lenguaje acartonado del primero y las dificultades logísticas del segundo. Ambos propusieron el condicionamiento de la cooperación mexicana con Washington en materia migratoria, de seguridad y de combate a las drogas, al cese de las agresiones norteamericanas, desde la utilización, como moneda de cambio, de los dreamers o Dacas hasta el envío de tropas a la frontera. Obviamente Peña estaba de acuerdo con este pronunciamiento del Senado: el PRI lo aprobó, y nada se hace en esa bancada sin el visto bueno de Peña o de Luis Videgaray. Pero Peña no quiso hacer suya la postura de su partido por otros motivos. Unos pueden ser de sustancia, otros no”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*