Fiscalización a campañas en Coahuila y Nayarit amenaza resultado de elecciones

-El PRI rechaza haber rebasado los topes de campaña en Coahuila. El PAN pide anular el resultado a pesar de también haber superado el límite de gasto

LUIS PABLO BEAUREGARD/El País/México 9 JUL 2017 – 18:04. El resultado de dos de las tres elecciones del 4 de junio está en el aire. El triunfo del PRI en Coahuila y el de la alianza PAN-PRD en Nayarit está en entredicho después de que un informe de la Unidad Técnica de Fiscalización del Instituto Nacional Electoral (INE) señalara que los topes de campaña fueron excedidos por los candidatos ganadores. La autoridad electoral puede anular los comicios si el techo se rebasó por un 5%, según la Constitución, modificada en una reforma político electoral en 2013. El consejo general del INE debe aprobar los informes de fiscalización el viernes 14 de julio.

El documento del área de Fiscalización de la autoridad electoral mexicana asegura que Miguel Riquelme, el ganador del PRI en Coahuila, rebasó el tope de campaña. El aspirante de una cerrada elección que ha sido impugnada por el PAN, el segundo lugar, habría gastado 25.2 millones de pesos cuando el máximo era de 19.2 millones de pesos. El priista habría rebasado el techo de gasto por seis millones, un 31% más de lo permitido.

El PRI lucha por retener el poder en una entidad que ha sido controlada durante una década por los hermanos Humberto y Rubén Moreira. La organización olvidó reportar 7.8 millones de pesos, entre ellos los casi cuatro millones que pagaron a sus representantes en las 3.627 casillas para defender sus votos. La coalición encabezada por el PRI ganó la elección por 30.860 votos.

La oposición, sin embargo, no puede festejar el contenido del informe. Guillermo Anaya, el candidato del PAN, también rebasó el gasto permitido por la autoridad electoral. El panista erogó 24.3 millones de pesos, 26% arriba del límite permitido. El INE halló que el panista no declaró correctamente 5.2 millones de pesos.

El informe de la autoridad electoral ha agitado un escenario poselectoral que aún no se asienta. Enrique Ochoa, el presidente del PRI, ha defendido el triunfo de su partido en una de las pocas entidades de México que no han vivido una alternancia en el Gobierno. “Rechazo categóricamente que Riquelme haya rebasado el tope de campaña, lo que se demostrará en su momento”, dijo el político en una visita a Coahuila este domingo. “Le pese a quien le pese, en Coahuila ya ganamos. Los coahuilenses ya decidieron democráticamente en las urnas”, arengó Ochoa.

Ricardo Anaya, el presidente del PAN, ha dicho que la autoridad electoral tiene en sus manos “el futuro de la democracia en el país”. “Entre las muchas trampas que el PRI hizo en Coahuila estuvo el rebase de los topes de campaña. Por lo tanto, se debe anular esa elección”, dijo el líder de la derecha mexicana en una conferencia de prensa este domingo.

El PRI, junto al PAN y el PRD, impulsó la reforma político electoral. Esta modificación a la Constitución formaba parte de las reformas integradas en el Pacto por México, un esfuerzo programático que el Gobierno de Enrique Peña Nieto pactó con los principales partidos de la oposición. La reforma aprobada en 2013 y promulgada por el presidente en enero de 2014 incluyó las causales de nulidad para las elecciones locales y federales. En el artículo 41 se establece que exceder el gasto de campaña en un 5% es una de ellas. Otra es que se compre cobertura informativa en radio o televisión o recibir recursos de procedencia ilícita. La Constitución asegura que tras la anulación el candidato sancionado no podrá participar en una elección extraordinaria.

El caso de Nayarit

El INE también informó de que el ganador de las elecciones en Nayarit, Antonio Echevarría, rebasó el tope de campaña tras el proceso electoral. El candidato de una alianza de cuatro partidos encabezada por el PAN y el PRD triunfó con un amplio margen frente al abanderado del PRI, Manuel Cota. Echevarría tuvo un gasto de 20.78 millones de pesos mientras que el tope de campaña fue de 20.46 millones de pesos. El ganador se excedió únicamente por 318.000 pesos, un 1,5% sobre los límites establecidos por la autoridad electoral.

En este caso, será el Tribunal Electoral del Poder Judicial quien deberá fijar mediante una interpretación jurídica si el rebase, menor al 5% establecido en la Constitución, impactó en la victoria del candidato. A diferencia del caso de Coahuila, el PRI se ha mantenido en silencio sin exigir profundizar los recursos gastados en Nayarit. La autoridad electoral determinó que la única elección en la que no se rebasaron los topes de campaña fue la del Estado de México, que fue la joya de la corona.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*