Incremento del salario mínimo será “prudente y responsable”, CCE

Recomendación del gobernador del Banxico, Agustín Carstens, para evitar presiones inflacionarias hizo eco en la cúpula empresarial; subsisten diferencias entre empresarios sobre el monto.

Lilia González/El Economista/13 de noviembre de 2017, 12:08. A sabiendas de que el nivel inflacionario no ha cedido, esta semana se prevé que se defina un incremento al salario mínimo “prudente y responsable” que no impacte a esta variable macroeconómica, dijo el sector empresarial.

Luego de una reunión privada con el sector privado, el titular del Banco de México, Agustín Carstens, advirtió que determinar un salario mínimo más allá de la productividad tendría un reflejo en la inflación.

El viernes pasado, Carstens dijo: “La recomendación es que se haga con mucha prudencia, de tal forma que no se vuelva en sí mismo un impulso a la inflación”, de esta forma, se pronunció por un aumento salarial significativo, “pero con la prudencia de que no alimente el proceso inflacionario, que es muy importante darle la vuelta”.

Si bien el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón, afirmó estar de acuerdo con elevar salarios, el mensaje a la Conasami es que “debemos ser responsables en las negociaciones contractuales del próximo año”.

Por su parte, el presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos, reiteró que el incremento a 95.84 pesos diarios —acorde con la línea de bienestar— no generará inflación, y considera que hay condiciones favorables para alcanzar los acuerdos necesarios para que esta meta se vuelva una realidad, que beneficiará principalmente a los trabajadores.

El líder del sindicato patronal afirmó que el origen de la inflación se debe al aumento en el precio de las gasolinas registrado desde enero de este año, además de la volatilidad en el tipo de cambio, pero no se ha visto impactada por los salarios.

Para los comerciantes aglutinados en la Concanaco, el incremento del salario mínimo debe ser prudente para ubicarlo en 90 pesos.

Aunque el CCE no se ha manifestado por ninguna cantidad, Castañón explicó que la propuesta hacendaria de elevar ingresos sin que obligue a pagar más impuestos ayudará a mejorar el salario de los trabajadores.

El líder empresarial comentó que hubiera sido deseable tomar la decisión de elevar el salario mínimo con una inflación entre 3 y 4%, pero este porcentaje se verá hasta el 2018. “Son temas que preocupan y parece que es delicada la decisión de salarios mínimos y de salarios, no podemos hacerlo artificialmente”.

Juan Pablo Castañón lamentó que el nivel inflacionario no haya cedido, “pero necesitamos tomar una decisión este mes”.

“Necesitamos que el mínimo recupere el poder adquisitivo de los trabajadores, pero sobre todo la formalización de la economía nos lleve a no depender del salario mínimo sino depender de la productividad y mejores salarios en las empresas”, confió.

Los representantes de la Concanaco y Coparmex en la Conasami prevén que este miércoles pueda tomarse una decisión en el seno de la Comisión, a fin de elevar el salario mínimo en término de pesos y proceder a iniciar la siguiente negociación para el tradicional incremento al salario para el 2018, que debería ser acorde con los niveles inflacionarios.

INFLACIÓN, LA AMENAZA
División entre empresarios ha retrasado incremento
El 25 de octubre pasado se convocó a los representantes patronales, sindicales y gobierno a reunión de la Conasami y se declararon en sesión permanente los trabajos del organismo.

En la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) priva un ambiente de división en sector patronal, debido a que sólo la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) busca que haya un incremento al salario del cual hasta fijó un monto, hecho que provocó que haya descontento entre los integrares del Consejo de Representantes, incluido el sector obrero.

Consultados sobre el avance del análisis que encargó el presidente de la Conasami, Basilio González, a fin de convocar a reunión extraordinaria y dar un aumento de emergencia a los mínimos, comentaron que hasta la semana tal documento no se encontraba listo y se mantienen en la discusión sobre las implicaciones de incrementar al salario dado que la inflación se mantiene por arriba de niveles de 6 por ciento.

Cabe recordar que el pasado 25 de octubre se convocó a reunión a los factores de la producción para discutir y declarar en sesión permanente los trabajos de la Conasami; desde entonces, no se ha hecho una nueva convocatoria pese a que el documento de análisis se dijo que estaría en ocho días.

Asimismo, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón, declaró que se analiza con mucho cuidado el aumento al salario debido a los altos niveles inflacionarios, ya que éstos pueden provocar un efecto faro (réplica de aumento en todos los salarios) y no sería conveniente.

No obstante, la Comisión de Salarios Mínimos en sus informes del presente año ha dejado en claro que el aumento que se logró en el 2016, con un porcentaje y pesos, no tuvo ninguna repercusión en todos los salarios y se evitó el efecto faro. (María del Pilar Martínez)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*