Justicia brasileña rechaza recurso de apelación de Lula; lo deja a un paso de la cárcel

Una decisión de la Corte Suprema emitida el pasado jueves le permite al ex mandatario, que aspira a un tercer mandato en octubre, seguir en libertad al menos hasta el 4 de abril.

Redacción AN/marzo 26, 2018 3:52 pm. La Justicia de Brasil confirmó este lunes en segunda instancia la condena de 12 años y un mes de cárcel para el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva, acusado de corrupción, tras rechazar los recursos presentados por la defensa del ex mandatario, cuya reclusión depende de un recurso en la Corte Suprema.

Tres magistrados del Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región (TRF4) rechazaron por unanimidad los los recursos presentados por la defensa del Lula da Silva.

En 14 minutos el relator, juez João Pedro Gebran, y sus colegas Leandro Paulsen y Victor Laus leyeron sus resoluciones.

Las contradicciones señaladas por la defensa al refutar ambas sentencias, tanto la de primera como la de segunda instancia, no fueron consideradas. Tampoco las reiteradas denuncias contra la ausencia de pruebas contra el expresidente.

Así, los abogados del ex presidente tienen apenas un nuevo recurso en la sede del TRF4, la segunda instancia, antes de que se firme la condena y solo pueda ser apelada en instancias judiciales superiores.

“Este juicio no acabó”, aseguró el abogado del equipo de defensa de Lula da Silva, José Roberto Batochio, tras la decisión judicial.

A pesar de que la ley en Brasil establece que los condenados en segunda instancia deben comenzar a cumplir la pena, una decisión emitida por la Corte Suprema de Brasil el pasado jueves 22 le permite al ex mandatario, que aspira a un tercer mandato en octubre, seguir en libertad al menos hasta el 4 de abril.

Será entonces cuando el Supremo Tribunal Federal (STF) analice el pedido de ‘habeas corpus’, presentado por los abogados de Lula con el objetivo de evitar que vaya a prisióny, eventualmente, que no sea inhabilitado políticamente.

La Ley de Ficha Limpia, aprobada por el propio Lula en 2010 antes de terminar su segundo mandato, establece que los condenados por tribunales colegiados por crímenes como lavado de dinero quedan inhabilitados por ocho años.

El presidente de Brasil entre 2003 y 2010 fue condenado por unanimidad en febrero pasado por los tres jueces del TRF4 e incluso elevaron su pena de nueve años y medio a 12 años y un mes de cárcel.

Lula ya había sido condenado en julio pasado por esta misma causa, en primera instancia, al beneficiarse de la remodelación millonaria de un departamento de tres plantas en la localidad costera de Guarujá, en el litoral de Sao Paulo, a cambio de favores políticos a la constructora OAS. Tiene más de media docena de causas aún abiertas sin juzgar.

El ex presidente niega la propiedad del apartamento y de hecho la Fiscalía no logró obtener documentos que prueben que era el titular de las escrituras, pero declaraciones de ejecutivos de OAS, así como los planos de la remodelación del departamento aprobados por la esposa fallecida de Lula apuntan que su familia era beneficiaria del inmueble.

(Con información de Notimex y Página 12)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*