Justicia, la gran ausente en las campañas: Volpi

El escritor mexicano Jorge Volpi habla para Reporte Índigo sobre su más reciente obra “Una novela criminal”, galardonada con el Premio Alfaguara 2018, donde exhibe no sólo un régimen político fallido, sino también un sistema de justicia corrompido

Erick Miranda/Reporte Indigo/Abr 10, 2018.  Para el escritor Jorge Volpi, el sistema de justicia mexicano es una maquinaria que “no funciona en ninguna medida” y que hasta el momento se ha mantenido ausente en los discursos y propuestas de campaña presentadas por los aspirantes a gobernar al país.

El México de hoy se encuentra lacerado debido a una enorme cantidad de problemas, explica el autor, porque las condiciones de emergencia casi permanentes imperan, mientras que los índices de la violencia han llegado a repuntar a la categoría de inauditos.

“Para todos los candidatos debería ser una prioridad pensar en la construcción de un sistema de justicia eficaz, confiable, transparente e independiente, porque todas estas condiciones son necesarias y casi no aparecen en los discursos de los candidatos”, reflexiona Jorge Volpi con una mirada seria en el rostro.

El escritor agrega que lo anterior debe ser una prioridad absoluta para el país, el cual de por sí se “desangra por la cantidad de crímenes”. A dicha reflexión ha llegado tras concluir su última obra, “Una novela criminal”, galardonada con el Premio Alfaguara 2018.

Su libro desentraña el mediático caso de la francesa Florence Cassez y el mexicano Israel Vallarta, una pareja que presuntamente se dedicaba al plagio de personas y la extorsión durante el sexenio del expresidente Felipe Calderón.

El caso Cassez-Vallarta es recordado por tratarse de una supuesta operación policiaca transmitida en vivo por las dos más grandes televisoras mexicanas, donde una banda de secuestradores identificada como el Zodiaco era capturada y tres víctimas liberadas.

No obstante, y en cuestión de unos días, dicha versión quedó desmentida por una investigación periodística que demostró que todo se trató de un montaje televisivo pactado entre autoridades policiacas y medios de comunicación.

El autor aborda el estado actual del periodismo, por un lado con los que se prestaron al montaje y por otro los que lo investigaron

De pie y junto al pasamanos de un tercer piso de una librería ubicada al sur de la Ciudad de México, el escritor perteneciente a la Generación del Crack insiste que por parte de los candidatos a la presidencia “hay pocas propuestas en seguridad y muchas ocurrencias, que no nos permiten avizorar que podamos mejorar [el sistema de justicia] y esta es una de las prioridades absolutas para el país”.

Otros temas pendientes de relevancia nacional y que necesitan urgente atención, añade, son los relativos a la violencia desencadenada por la aún guerra contra el narcotráfico, el debido debate y posterior legalización de la marihuana, las condiciones generales de injusticia e inequidad que persisten, así como la inminente corrupción, tema que sí ha logrado centrar el debate actualmente pero que sólo es parte de una serie de prioridades.

Con una mirada más que perspicaz detrás de unos lentes ligeramente alargados y enfundado en ropa casual, el también autor de “Memorial del engaño” (2014) manifiesta que a la fecha “las condiciones son muy difíciles para cualquier candidato que llegue, sólo esperemos que sea lo suficientemente capaz para empezar a resolverlas”.

En ese sentido, Volpi precisa que su nueva novela más allá de exhibir un fallido sistema político también “deja entrever un sistema de justicia que no funciona en ninguna medida: mal diseñado, mal implementado, y con una corrupción que alcanza a todos los niveles, con la intromisión constante del poder y con la tortura como una práctica habitual”.

Al tratarse de un tema de derechos humanos la historia reciente, el autor también confía en que esta novela “incomode a todos”: al lector común, al momento de mostrarle un endeble sistema de justicia que continúa siendo una realidad vigente, que no sólo ha sido particular de un caso sino de muchos; además de los implicados y responsables, ya que ellos fueron y son los culpables de todas las irregularidades que se han presentado.

Cuestionado sobre si hoy en día podría organizarse una situación parecida y sobre todo ante el reciente uso desmedido de las redes sociales –que en algunos casos han llegado a funcionar a modo de denuncia-, Volpi sostiene que sí, debido a que situaciones iguales “se orquestan todo el tiempo”, aunque dicho caso, señala, llamó la atención debido a que Florence Cassez fue presentada como una mujer de origen extranjero.

“Por las redes sociales, lo que pasa en nuestra época es que nos enteramos de cada pequeño caso, o gran caso, de cada escándalo, y luego dura unos pocos minutos, unas pocas horas, y en el mejor de los casos unos cuantos días, y de inmediato se desvanece. El problema es que no tenemos profundidad frente a lo efímero”

– Jorge Volpi

Escritor

En “Una novela criminal” se ve reflejado el estado actual de la prensa mexicana, comenta el también coordinador de Difusión Cultural UNAM, ya que por un lado son evidenciados los medios y las personas que urdieron la detención irregular y montada para las transmisiones televisivas; y, por el otro, el periodismo de investigación que develó el fraude.

“Me interesó el caso y justo a mi me interesa hacer cosas que nunca había hecho antes. Nunca había estado cerca del periodismo de investigación y una vez que decidí que iba a escribir sobre este caso, me pareció de inmediato y casi de manera natural que habría que contarlo desde los propios testimonios y los hechos”, concluye Volpi al cuestionársele sobre qué fue lo que lo orilló a tratar el tema del periodismo, como lo ha hecho con otras áreas en su trabajo.

EL CASO CASSEZ-VALLARTA A 12 AÑOS DE DISTANCIA
La detención de la francesa Florence Cassez y el mexicano Israel Vallarta se llevó a cabo el 8 de diciembre de 2005, sin embargo, la supuesta transmisión en vivo de su aprehensión tuvo lugar un día después y desde ahí iniciaron las irregularidades en el caso que provocó gran polémica.

Semanas después, cuando autoridades reconocieron que la captura de los dos implicados había sido una recreación para medios, los destinos tanto de la extranjera como del connacional quedaron a su suerte.

Dos años más tarde, en 2007, Cassez fue condenada a 60 años de prisión por el delito de secuestro, delincuencia organizada y posesión de armas de fuego. No obstante, a principios de 2013 la Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenó su liberación por violaciones al debido proceso y ella volvió a Europa.

A mediados de 2017, se dio a conocer que el Gobierno Federal, y por presiones diplomáticas, tendría que indemnizar a la ciudadana francesa por una cantidad cercana a los 6 millones de dólares, compensación que continúa siendo resuelta.

En tanto, Israel Vallarta y dos de sus familiares, un hermano y un sobrino, continúan en prisión, pese a que a 12 años de su detención aún no se ha dictado una sentencia judicial en su contra.

ANTERIOR

Ahora puedes visitar la Luna desde casa con este recorrido virtual de la NASA
SIGUIENTE

Facebook te dice si fuiste víctima de Cambridge Analytica

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*