Líderes de izquierda latinoamericana se reúnen en Bolivia en cumbre “anti-Trump”

José Luis Rodríguez Zapatero, Rafael Correa y Ernesto Samper acuden a la cita contra la política migratoria del mandatario estadounidense

FERNANDO MOLINA/El País/La Paz 19 JUN 2017 – 18:59 Varios líderes de izquierda de América Latina y España se han reunido este lunes en Bolivia para proclamar un “mundo sin muros” y la “ciudadanía universal”. Esta ha sido definida por el anfitrión, el presidente de Bolivia, Evo Morales, como “una respuesta pacífica de integración para superar los bloqueos del imperialismo”.

La conferencia fue convocada por Morales para oponerse a “la represiva política migratoria del presidente ultraconservador de Estados Unidos, Donald Trump”, y es conocida popularmente como la “cumbre anti-Trump”.

En ella han participado los expresidentes de España, José Luis Rodríguez Zapatero, y de Ecuador, Rafael Correa; también el expresidente de la Unión Sudamericana de Naciones (UNASUR), Ernesto Samper, y los vicepresidentes de El Salvador y Nicaragua; así como un millar de dirigentes políticos y sindicales de la región.

Según Samper, las conclusiones de la cumbre, que debate sobre las causas, las modalidades y las posibles soluciones al problema de la migración, abogarán por la “libre circulación de las personas” y criticarán el que esta se encuentre más trabada hoy que el tránsito de las mercancías y los capitales.

Apenas llegar, Zapatero felicitó a Bolivia por haber logrado realizar esta iniciativa, por ser “una voz en el concierto internacional” y por la estabilidad política y económica de la que goza el país desde que Morales llegó al poder hace 11 años.

Esta es la tercera reunión de este tipo que organiza el Gobierno boliviano. Las anteriores dos estuvieron dedicadas a la defensa de la “madre tierra” y a la elaboración de una posición “de los pueblos” sobre el acuerdo climático que finalmente se aprobó en París, pacto del que Trump se apartó hace poco. Esta decisión ha sido profusamente criticada por los asistentes a la conferencia.

La oposición boliviana volvió a objetar que el Gobierno destine a este tipo de encuentros sumas de dinero que podría usar en otros gastos más importantes. La conferencia costará 600.000 dólares. El oficialismo atajó la crítica señalando que el asunto de la migración no está lejos de las preocupaciones de un país como Bolivia, que tiene 1,2 millones de habitantes (el 10% de su población total) viviendo en el extranjero, en especial en la Argentina y en España.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*