Munícipe de Oaxaca, JAHF, ordena desalojo de 150 familias de comerciantes

Juan López Sánchez/Barra Informativa/Oaxaca, 12 de septiembre 2017.- Primero les dieron permiso de vender en la Alameda de León, luego Ulises Ruiz Ortiz los acomodó en el inmueble que cobijaba a la antigua comisaría de la Dirección General de Seguridad Pública del Estado, bajo la promesa de construirles un moderno centro comercial.

Para que no dudaran de su palabra, en agosto del 2005 fue y les colocó la primera piedra de los que sería el Centro Comercial Aldama.
Terminó su mandato y nada pasó.

Llegó el gobernador del cambio, Gabino Cué Montagudo y todo siguió igual, puras promesas. Hoy se sabe que no los ayudó porque son del PRI.

El año pasado se anunció el Milagro Oaxaqueño con el nuevo gobernador Alejandro Murat Hinojosa. Pero para las 150 familias que ahí venden para sobrevivir el tiempo se detuvo. Tampoco ha sucedido nada.

Vino el sismo del pasado 7 de septiembre y para el municipio de Oaxaca de Juárez, el inmueble ya es inseguro.

El día de ayer la autoridad municipal se reunió con los 10 dirigentes de los comerciantes, les hicieron saber la situación y prometieron buscarles otro lugar en 15 días.

Estuvieron de acuerdo, pero esta mañana, personal del municipio les ordenó que tenían tres horas para desalojar. Para ello mandaron decenas de policías municipales a vigilar se cumpliera la orden.

Molestos, enojados, los comerciantes empezaron a destruir sus puestos de madera y lamina que construyeron desde hace 13 años.
No saben a donde los reubicarán, señalan que no dejarán el lugar y que venderán de nuevo en el zócalo.

Demandan la intervención del gobernador Alejandro Murat, porque dicen que son priistas y que por ellos él ganó.

Sin embargo, el munícipe capitalino, José Antonio Hernández Fraguas, que presume gobierna con coraje, no los ha atendido y mucho menos escuchado, por lo que exigen que el gobierno federal los ayude.

Al momento ninguna autoridad de ningún nivel se ha acercado a ofrecer ayuda o intervención.

Se siente y son damnificados, la angustia de no poder vivir para enfrentar sus necesidades básicas los enoja y gritan: “eso que nos está haciendo es no tener madre, con el perdón de la palabra, y la primera piedra que puso Ulises solo ha servido de mingitorio”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*