Operan con robot cáncer torácico en CDMX

Da Vinci es un robot cuyos cuatro brazos llegan a rincones donde la mano del cirujano lo hace con dificultad, por lo que dirigido desde una consola por el doctor José Manuel Mier, operó este viernes a dos pacientes con cáncer de pulmón.

Omar Ortega/El Financiero/Última actualización 31.07.2017. Desde una consola, el doctor José Manuel Mier operó el viernes a dos pacientes con cáncer de pulmón. Se encontraba a metros de ellos pues la intervención la realizó con un robot capaz de entrar a rincones donde sus manos no habrían podido llegar.

Se trata de una intervención mínimamente invasiva en la que el robot Da Vinci realizó tres orificios en la parte lateral del paciente para extraer un tumor.

“El robot es un aparato de cuatro brazos que colocamos encima del enfermo, uno de ellos es la cámara con la que podemos ver desde la consola, y los otros tres se introducen dentro del enfermo y esos instrumentos tienen grandes virtudes, llegan a rincones donde la mano del cirujano llega con dificultad o incluso si lo hace, sería torpe”, explicó Mier tras la primera cirugía, en su consultorio en el Hospital Ángeles Lomas.

Especialista en cirugía torácica de la Universidad de Alcalá de Henares en Madrid, España, Mier es uno de los tres cirujanos torácicos certificados para la utilización de esta tecnología en todo el país.

“Yo tengo mis dedos en una especie de guantes y mis movimientos los reproduce el brazo del robot a distancia, pero con la ventaja de que los corrige, si tuviera la mano temblorosa o por accidente alguien llegara a pasar y me pega en el brazo, esos movimientos bruscos y temblores los filtra de tal manera que la seguridad y calidad de disección de los tejidos es infinitamente mejor”, indicó.

Agregó que la tecnología filtra los movimientos para volverlos mucho más precisos y evitar cambios bruscos que puedan lastimar al paciente.

Para la operación, el doctor Mier levantó el pulmón con uno de los brazos y con otros dos realizó la extracción de la zona en la que se ubicaba el tumor.

Para la operación, el médico se debe colocar en la cabina con un visor, en el que tiene la imagen en 3D y en alta definición del órgano a tratar. Ahí se presenta la primera ventaja para el especialista, ya que opera sentado, lo que evita cansancio y los errores que podrían derivarse del desgaste físico.

Da Vinci se introduce al cuerpo del enfermo con orificios de entre cinco y ocho milímetros, en lugar de hacer una herida de 40 centímetros. Esto representa que el sangrado del paciente se reduce de un promedio de 350 a 450 milímetros cúbicos, a entre 30 y 40, es decir, casi la décima parte.

En el caso del paciente de la operación a la que El Financiero tuvo acceso, el equipo del doctor Mier tardó alrededor de cuatro horas, tiempo mayor al que habrían tardado con el método tradicional.

“Nosotros somos expertos en la cirugía torácica y la cirugía la hacemos quizá en menos tiempo de la forma tradicional, pero es el primer caso que hacemos con esta tecnología y conforme avancemos vamos a igualar los tiempos que teníamos antes”, señaló el doctor.

Las ventajas que ofrecerá al paciente haberse intervenido con el robot son una recuperación más corta, debido a que no se realizó una herida tan grande, por lo que en 48 horas se estima que puede volver a su casa e iniciar la rehabilitación.

El especialista dijo que los costos de operarse con dicha tecnología y con el método tradicional son similares, ya que pese a que hacerlo con Da Vinci es más elevado, con menos días internado, no va a terapia intensiva al no haber traumatismos, y la rehabilitación suele ser más rápida.

Estos instrumentos tienen grandes virtudes, llegan a rincones donde la mano del cirujano llega con dificultad o incluso si lo hace sería torpe

Desde 2015 se han realizado más de 200 operaciones robóticas en el país, pero de acuerdo con la oficina de Mier, estas fueron las primeras cirugías torácicas. En México hay 10 robots de este tipo, pero sólo tres cirujanos torácicos certificados para operarlos.

El doctor Mier indica que la intención es llevar esta tecnología a la mayor cantidad de pacientes posibles, pero se requiere que más médicos se interesen en especializarse.

“Este es un gran paso en la medicina del país, no estamos cerrados sólo en operar a pacientes seleccionados, queremos llevar este servicio al mayor número de población, independientemente del estrato social”, finalizó

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*