Princesa Donají, símbolo de identidad de oaxaqueños

· Por decreto nacional del año 1825, el Ayuntamiento Municipal utilizó la imagen de la princesa zapoteca como un símbolo de identidad.

Oaxaca de Juárez, Oaxaca, 24 de abril de 2017.- Para el cronista de la ciudad, Jorge Bueno Sánchez, es importante que las y los capitalinos rescatemos y preservemos los símbolos que han dado paso a la historia de Oaxaca de Juárez y que sin duda forman parte de su identidad cultural, tal y como lo representa el escudo de la princesa Donají.

En el marco del 485 aniversario de la elevación de Oaxaca como ciudad –título otorgado por la corona española en 1532- el también historiador ponderó que la imagen de la princesa zapoteca, cuya cabeza adornada con un lirio, representa el sacrificio y trabajo por el amor a esta tierra; efigie que hoy forma parte del escudo del Ayuntamiento Capitalino.

En la época de la patria independiente en el año 1828, ante la necesidad de volver a los símbolos ancestrales con raíces propias, el Gobierno del Estado de Oaxaca recurrió a la leyenda de la princesa Donají para crear el escudo de armas de la entidad, surgiendo así el primer antecedente con la imagen de la princesa zapoteca, elaborado por los artistas José Joaquín Guerrero y José María Melo.

Por decreto nacional del año 1825, el cual establecía que los escudos, pendones y banderas anteriores a la independencia debían dejar de usarse, el Ayuntamiento Municipal utilizó la imagen de la princesa zapoteca como un símbolo de identidad.

Jorge Bueno Sánchez, precisó que la princesa Donají tomó mayor importancia con la leyenda que protagoniza y que narra que un pastorcillo que cuidaba a sus animales, en lo que hoy se conoce como el municipio de San Agustín de las Juntas, cerca del aeropuerto internacional de la ciudad de Oaxaca, encontró un lirio silvestre, flor también conocida como azucena, y en vez de cortarla solamente desde el tallo, decidió arrancarla de raíz.

Cuando cavaba pudo ver una oreja humana, después la cabeza completa, la cual se dice que se preservaba intacta y que pertenecía a la princesa Donají; fue reconocida por las ricas decoraciones que presentaba.

¿Quién fue Donají?

De acuerdo con el escritor Jacobo Dalevuelta, en su libro “Símbolo de la Princesa Donají”, relata que fue la quinta y última hija del rey zapoteca Cosijoeza y de su esposa Coyolicaltzin. Nació en el “onceno mes del año de 1506”, seguramente en la población de Zaachila, asiento de la corte zapoteca.

En la adolescencia cambió su vida por la libertad de su pueblo, hecha prisionera y obligada a ayudar en el combate contra los mixtecos, hasta que logró escapar y fue perseguida hasta ser decapitada y enterrada en el margen derecho del río Atoyac.

El nombre de Donají ha sido traducido como “Alma grande”, con el cual fue conocida en todos los territorios zapotecas. Posteriormente, en su cautiverio fue bautizada en la fe cristiana con el nombre de Doña Juana Cortés.

Elementos del escudo

Los elementos centrales de la princesa como su cabeza y la flor quedaron fijados en el sello del Ayuntamiento Capitalino de 1845. El resto han sido elementos añadidos, adornos y asociaciones emblemáticas.

La aljaba, el arco y la flecha del amor profano, un cocodrilo, símbolo fuerte del agua que por descuido y confusión fue en algún momento transformado en perro. El río y su caudal de tiempo antiguo aparecen constantemente.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*