Protectores de la fauna en EU… son cazadores

Los 16 miembros de la junta creada para redactar nuevas leyes sobre la preservación de la vida silvestre en EU, son cazadores profesionales y algunos tienen vínculos con la familia de Trump.

AP /El Financiero/Actualización 17/03/2018 – 20:23. Una nueva junta asesora creada para redactar nuevas leyes sobre la preservación de la vida silvestre y la importación de cabezas y pieles de elefantes, leones y rinocerontes africanos está llena de cazadores deportivos, incluidos algunos que tienen relación directa con Donald Trump y su familia.

La Associated Press revisó los antecedentes y los comentarios en las redes sociales de los 16 miembros designados por el secretario del interior Ryan Zinke y comprobó que probablemente convaliden su postura de que la mejor forma de proteger especies en peligro es alentar a los estadounidenses ricos a que maten a algunos de esos animales.

Uno de los designados es dueño de un coto de caza en Nueva York junto con los hijos adultos de Trump. El mayor, Donald Trump Jr, provocó las iras de activistas defensores de los derechos de los animales en el 2011 al aparecer en una foto mostrando un cuchillo ensangrentado y la cola cortada de un elefanteque había matado en Zimbabue.

La primera sesión del Consejo Internacional para la Conservación de la Vida Silvestre tuvo lugar el viernes. El acceso al encuentro en la sede del Departamento del Interior en Washington fue restringido y un periodista de AP fue ubicado en una sala acordonada en la parte trasera. Las paredes estaban llenas de murales con escenas de caza de los indígenas nativos. Zinke no estuvo presente.

Trump dijo en sus tuits que la caza mayor era un “horror show”, o un espectáculo horrendo. Pero bajo Zinke, quien es un ávido cazador, el gobierno ha estado trabajando para eliminar políticas de Barack Obama que restringían el ingreso de trofeos de leones y elefantes africanos a Estados Unidos.

Un safari africano de dos semanas con fines de caza puede costar más de 50 mil dólares por persona, sin incluir el pasaje aéreo, según la publicidad de esos servicios. Los amantes de la caza afirman que ese dinero ayuda a mantener el hábitat de los animales y las campañas contra la caza ilegal en algunos de los países más pobres del mundo, al tiempo que da trabajo a guías y otro personal.

Zinke dijo el año pasado en un comunicado que el consejo “aportará importantes conocimientos acerca de la forma en que los deportistas estadounidenses benefician la conservación internacional al estimular economías y crear cientos de empleos que apuntalan la conservación de la vida silvestre”.

Los defensores de los animales y del medio ambiente, sin embargo, dicen que los turistas que se toman fotos generan más beneficios y que los cazadores generalmente buscan los animales más grandes y más fuertes, lo que debilita poblaciones de animales vulnerables.

No hay muchos indicios de que haya perspectivas opuestas a la caza en el consejo creado para proteger a los animales. Hay guías famosos, representantes de fabricantes de rifles y de arcos y cazadores ricos.

La mayoría son socios del Club International de Safari y de la Asociación Nacional del Rifle, que demandaron al gobierno para que amplíe la lista de países de los que se pueden traer trofeos de caza a Estados Unidos.

Más de 20 agrupaciones defensores de los animales y el medio ambiente escribieron esta semana una carta en la que objetan la composición de la junta y dicen que podría violar una ley que estipula que las comisiones del gobierno deben ser equilibradas, que estén representados todos los puntos de vista y que no esté bajo la influencia de sectores con intereses específicos.

La junta incluye cazadores profesionales como Peter Horn, ex vicepresidente del Club Internacional de Safari y vicepresidente del fabricante de armas Beretta. En una biografía que publicó en el 2014 Horn dijo que es propietario junto con Trump Jr. de un coto de caza en el estado de Nueva York con un polígono de tiro de 500 metros “armado” por Eric Trump.

La AP informó el mes pasado que los hijos de Trump estaban involucrados en una empresa que adquirió un coto de caza en el valle del río Hudson en el 2013, que incluye una torre de madera desde la cual le disparan a blancos que explotan.

Horn no respondió a mensajes pidieron comentarios.

Trump Jr. también es amigo de otro miembro del panel, el guía de expediciones de caza y personalidad televisiva Keith Mark, quien hace poco publicó en su página de Twitter fotos suyas con Trump Jr. y con Zinke.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*