Puigdemont, huido de la justicia, reclama poder volver a Barcelona “sin riesgo”

El expresident ha defendido la celebración de un nuevo referéndum en Cataluña en una reunión con cinco partidos daneses

CLAUDI PÉREZ/El País/Copenhague 23 ENE 2018 – 08:02. Quiere volver. “Ahora”. Pero “sin riesgo”. El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha comparecido este martes en el Parlamento danés con un mensaje claro: pretende volver a Barcelona “sin correr riesgos”. “Si se respetaran resultados de elecciones podría volver ahora mismo”, ha dicho Puigdemont, aunque “no descarta nada”. Así lo ha alegado quien se encuentra huido de la justicia desde principios del pasado mes de noviembre, cuando decidió no acudir a declarar como imputado por los presuntos delitos de rebelión, sedición, malversación, prevaricación y desobediencia. En una reunión con nueve diputados de cinco partidos daneses, Puigdemont ha manifestado también que la solución en Cataluña pasa por la celebración de un nuevo referéndum que cuente con el aval del Gobierno central.

Puigdemont no ha aclarado si la petición de suspender la delegación de voto, presentada esta misma mañana, significa que vaya a volver a Cataluña. Y ha calificado de “sorprendente” la argumentación del juez Llarena para rechazar la petición de una euroorden de arresto. “El juez argumenta que no pide la euroorden para detener a un ‘peligroso criminal’ precisamente porque quiero ser detenido. La debilidad del argumento es sorprendente”.

“La democracia no puede existir sin leyes”, ha proclamado Puigdemont a preguntas de la prensa danesa, pese a que obras son amores. “Pero tampoco sin participación ciudadana”, ha dicho. Acusado ayer por la politóloga Marlene Wind de “tener secuestrados a los catalanes”, Puigdemont ha argumentado que la democracia “es un equilibrio entre la voluntad democrática expresada en las urnas y las leyes”, y ha defendido que los sistemas democráticos “deben cambiar, no pueden paralizarse, deben dar acomodo a los que le pude cada generación”; “la democracia debe estar en movimiento continuo, no es una foto fija”, ha concluido en la última pregunta de una corta comparecencia, de apenas media hora, en la que no ha despejado las incógnitas que siguen en el aire. La fundamental: si piensa volver para ser investido o sigue pensando que puede hacerlo telemáticamente.

Puigdemont se ha reunido con varios diputados daneses. Y ha subrayado “la contradicción” que supone poder entrar en un parlamento europeo y no en el catalán “por el peligro de ser arrestado”. “Voy a trabajar en los próximos días para que eso pueda suceder, sería una buena noticia para volver a la normalidad no solo en Cataluña, sino también para que España recupere la normalidad democrática”, ha insistido en catalán, castellano e inglés.

Después de 80 días exiliado en Bélgica, el expresident cogió ayer un vuelo hacia Copenhague para dar una conferencia en la universidad y reunirse con diputados. La internacionalización del procés, que escaló a máximos después del referéndum del 1 de octubre, estaba ahora en horas bajas: la atención mediática sobre Puigdemont ha caído drásticamente en Bruselas. “Está reunión”, ha afirmado, “demuestra que el interés por Cataluña no es solamente doméstico, es una señal de que interesa en toda Europa”. “En la UE es evidente que un conflicto político requiere soluciones políticas, negociación y diálogo, y para ello hay que sentarse en una mesa y lo primero es reconocer a la otra parte”.

Mañana miércoles, el presidente del Parlament, Roger Torrent, viajará a Bruselas para reunirse con Carles Puigdemont y conocer de primera mano su plan de gobierno y sus planes para ser investido, han explicado a Europa Press fuentes parlamentarias.

NUEVO REFERÉNDUM CON EL APOYO DEL GOBIERNO CENTRAL
Nikolaj Villusen, líder de la Alianza Roja/Verde danesa, ha asegurado que Puigdemont ha compartido con nueve diputados de cinco partidos, con los que se ha reunido, la necesidad de que el Gobierno español entable un diálogo con Cataluña y que se celebre un nuevo referéndum “para que los catalanes decidan sobre su futuro, si quieren la independencia, quedarse en España o una tercera opción”. Según Villusen, la visión de Puigdemont es que un referéndum será la vía para unir a una mayoría del pueblo catalán y que esto no podrá ocurrir a no ser que el Gobierno español cambie su posición.

Villusen cree además que Dinamarca y el resto de Europa debe pedir al Gobierno español que permita la celebración de una nueva consulta, “un referendum respetado por el Gobierno en el que los ciudadanos catalanes puedan votar en paz, sin ser golpeados por la policía española”.

Puigdemont se ha reunido con parte de los miembros de la comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento danés, según Villusen, pero han faltado algunos. Es “vergonzoso”, en opinión de este dirigente, que Puigdemont no haya podido reunirse con todos los diputados, después de que la mayoría del Parlamento danés aprobase en 2015 que el desafío soberanista debe resolverse con diálogo entre el Gobierno central y el catalán.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*