Ronda 5.5 del TLCAN concentrará negociación en reglas de origen

Más de 400 funcionarios de los tres países discutirán capítulos como servicios financieros; el tema automotriz se analizará desde mañana.

Roberto Morales/El Economista/11 de diciembre de 2017, 03:41. Washington, DC. Las reglas de origen, especialmente las relacionadas con el sector automotriz, serán uno de los temas de mayor confrontación en la reunión técnica (Ronda 5.5) que se celebra en esta ciudad para renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Las reuniones se adelantaron dos días, comenzaron el sábado 9 de diciembre y concluirán el 22 de diciembre, con la participación de más de 400 funcionarios de los tres países, informó Kenneth Smith, jefe técnico de Negociaciones del TLCAN del gobierno mexicano.

Estos negociadores, sin embargo, han dejado fuera del calendario las discusiones sobre los capítulos de solución de controversias, las compras gubernamentales, la agricultura y la inversión, que forman parte también de los temas más controvertidos. Los funcionarios discutirán las reglas de origen el martes, miércoles y jueves.

En noviembre, el gobierno de México comunicó que hará una contrapropuesta en reglas de origen en la industria automotriz, una vez que la Casa Blanca explique a detalle su propuesta de que los automóviles importados por Estados Unidos desde México y Canadá tengan 50% de contenido estadounidense y 85% de contenido de los tres países, además de que se obligue al rastreo del origen de 100% de las piezas.

En la quinta ronda, Estados Unidos sugirió además un plazo de entre dos y tres años para la entrada en vigor de los cambios que pide a las reglas de origen automotrices.

Un aspecto en el que México, Estados Unidos y Canadá coinciden es en establecer mecanismos más eficientes para supervisar el cumplimiento correcto de las reglas de origen que se acuerden.

En esta arista de la negociación, hay tres opiniones: la del gobierno estadounidense; la de la industria automotriz de México, Estados Unidos y Canadá, con el consenso de que no deben modificarse en ningún modo las reglas de origen actuales del sector, y una posición neutra del gobierno mexicano de escuchar planteamientos de la Casa Blanca sobre cómo reindustrializar América del Norte o, incluso, a Estados Unidos en particular.

México se ha interesado en que el contenido regional en la industria automotriz pueda aumentarse con el traslado de algunas líneas de producción de Asia a América del Norte, sobre todo en cuanto a productos electrónicos y otros componentes de mayor valor agregado.

La iniciativa de reindustrializar América del Norte de una manera forzada a través de las reglas de origen implicaría plazos para la entrada en vigor de las mismas por varios años, para poder realizar las inversiones requeridas.

Por no invertir en ciertos sectores en investigación y desarrollo, gran parte de las cadenas de valor de la industria electrónica de Estados Unidos migró a Asia desde la década de 1980, lo que ha obligado a los países de América del Norte a flexibilizar las reglas de origen. Un televisor, por ejemplo, poder ser exportado de México a Estados Unidos con menos de 30% de contenido regional.

De acuerdo con el calendario de los negociadores, los temas de los servicios financieros, las prácticas regulatorias y los anexos sectoriales serán tratados también durante tres días cada uno. Los negociadores se reunirán durante dos días, en cada uno de los casos y en forma separada, para analizar los capítulos de las empresas estatales, las telecomunicaciones, las aduanas, el medio ambiente, el comercio digital, los bienes y las barreras técnicas al comercio. Ocuparán un día para las discusiones sobre los textiles, anticorrupción, energía y competitividad. Estos encuentros no contarán con la presencia de Chrystia Freeland, ministra de Relaciones Exteriores de Canadá; Robert Lighthizer, representante comercial de Estados Unidos, e Ildefonso Guajardo, secretario de Economía de México.

¿CÓMO VA LA DISCUSIÓN EN REGLAS DE ORIGEN?
Al cierre de la quinta ronda de la renegociación del TLCAN (celebrada en México en noviembre), el gobierno mexicano refirió que elaboraría una contrapropuesta a Estados Unidos cuando la parte estadounidense detalle su propuesta de que los automóviles importados por Estados Unidos desde México y Canadá tengan 50% de contenido estadounidense y 85% de contenido de los tres países, además de que se obligue al rastreo del origen de 100% de las piezas. La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) ha reiterado que tanto la industria nacional como sus contrapartes de Estados Unidos y Canadá se oponen a cambiar las reglas de origen automotrices en el TLCAN. Las reglas de origen se refieren al criterio pactado en un tratado de libre comercio para definir cuándo un bien es considerado originario (por su nivel de contenido regional) para gozar de las preferencias arancelarias.

rmorales@eleconomista.com.mx

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*