Sarahí García, impulsora de proyectos en comunidades zapotecas

Orgullosamente oaxaqueña, es parte del Seed Global programa internacional que crea planes de desarrollo comunitario a largo plazo

02/05/2017 17:33 DIANA JIMÉNEZ/Excélsior. CIUDAD DE MÉXICO Orgullosamente oaxaqueña, Sarahí García pertenece a la comunidad zapoteca de San Dionisio Ocotepec, como pocos, tuvo la oportunidad de estudiar, trabajar y salir adelante. Sin embargo, nunca se olvidó de su estado y ahora es parte de Seed Global, un programa internacional que crea Planes de Desarrollo Comunitario a largo plazo. En México, Sarahí implementa el programa en Oaxaca.

Trabajamos en dos comunidades en Oaxaca, una en Santa María Ixcatlán y otra en Santiago Suchilquitongo. Lo que hacemos es crear proyectos productivos comerciales, sociales y culturales para las comunidades”, explica.

Su principal acción es crear modelos operativos para la comunidad, una guía de trabajo o metodología para impulsar los proyectos viables en cada comunidad.

Para poder crear un Plan de Desarrollo Comunitario nosotros vamos a las comunidades y convocamos a la gente para que ellos mismos nos puedan decir cuáles son sus necesidades, pero sobre todo cuáles son sus potenciales”, comenta.

Actualmente impulsan dos grandes proyectos, la harina de mezquite, en Santiago Suchilquitongo, y la artesanía de palma, en Santa María Ixcatlán.

El mezquite es un árbol abundante en Oaxaca, pero era tradicionalmente usado como alimento para animales y su madera usada como leña. Sin embargo, varios estudios revelaron que tiene altos niveles nutricionales. Con esta base, comenzó uno de los proyectos que Sarahí impulsa con Seed Global.

Una cooperativa de la comunidad cultiva, cosecha y transforma la vaina del mezquite en harina, y producen productos que a los que Seed apoya consiguiendo rutas comerciales en la región y en la Ciudad de México.

Este proyecto beneficia la comunidad generando principalmente fuentes de empleo, pero también estamos promoviendo el consumo del mezquite dentro de la propia comunidad que tiene problemas de desnutrición. La harina de mezquite es un producto super food que tiene grandes propiedades, tiene mucha proteína, tiene mucha fibra, tiene índices glucémicos bajos y además es muy buena para consumo diabético y para la gente que tiene desnutrición”, asegura Sarahí.

En el caso del proyecto de artesanía de palma en Santa María Ixcatlán además del beneficio de la creación de empleo, se busca la preservación de esta técnica tradicional.

Santa María Ixcatlán es una comunidad en la que la mayor parte de sus pobladores son tejedores de palma, muchos de ellos ya son mayores, todos los jóvenes empiezan a migrar y pierden la tradición de la palma. Entonces es un poco también el rescate de la propia palma, de la cultura y de la tradición”, señala.

Actualmente, 15 mujeres mixtecas tejen cestas que ya se están vendiendo en San Francisco, Estados Unidos. Sarahí afirma que tienen un potencial de un mercado mucho más grande que el tradicional.

Sarahí asegura que Oaxaca tiene mucho potencial, solo necesita un empujón que le permita a ese potencial crear una mejor calidad de vida a las personas de sus comunidades. Es el empujón que ella quiere ayudar a dar.

Yo pertenezco a una comunidad indígena, soy zapoteca, hablo la lengua, y ser una de las pocas personas que tuvieron la oportunidad de salir, de tener una educación y trabajar, creo que tengo mucha responsabilidad para que más comunidades dentro del estado de Oaxaca puedan tener esta oportunidad de crecer y salir adelante”, concluye.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*