Sindicalistas exigen alza salarial y rechazan reformas

Patricia Muñoz, Carolina Gómez y Emir Olivares/La Jornada| lunes, 01 may 2017 09:22. Ciudad de México. Con las demandas de un cambio político y social en el país, alto al sacrificio de los trabajadores y marcha atrás a las reformas estructurales se realizaba este mediodía la concentración de los sindicatos independientes en el Zócalo.

Los integrantes de sindicatos de la Unión Nacional de Trabajadores, de la Nueva Central de Trabajadores de la CNTE, del campo y de Universidades e instituciones de Educación Superi se manifestaron contra “las mafias del charrismo” y los gremios de protección e ir la defensa de un salario digno.

Llenaron el Zócalo de rojo y negro, llevaron a un trabajador “sacrificado” sobre una cruz. También llevaron música y camisetas en demanda de la presentación de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa.

Desde la mañana, en el Día del Trabajo, diversas centrales sindicales independientes marcharon en contra de las políticas económicas y sociales de este gobierno, las reformas estructurales y la precarización de sus condiciones laborales.

Las movilizaciones de decenas de miles de trabajadores partieron de diversos puntos de esta Ciudad y llegaron al Zócalo de la Ciudad de México para conmemorar el 1 de mayo en recuerdo de los mártires de Chicago.

Los diferentes contingentes han manifestado la consigna de que “ningún gobierno está del lado de la clase trabajadora”.

La marchas de la UNT avanzó del Eje Central Lázaro Cárdenas en tres columnas. La Nueva Central de Trabajadores, entre ellos el SME, de la Cooperativa Pascual, el sindicato de RTP y el Situam, lo hizo desde el Ángel de la Independencia.

Su primera parada fue frente a la Embajada de Estados Unidos, donde repudiaron la política antimigrante de Donald Trump y exigieron buenos tratos a los migrantes que van a buscar mejores condiciones de vida.

Posteriormente hicieron un alto frente a las instalaciones de la Procuraduría General de la República para expresar su solidaridad con los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos, algunos de los cuales se encuentran en la marcha, a más de dos años y medio de los hechos ocurridos en Iguala, Guerrero. Frente a la PGR gritaron cada uno de los números, hasta llegar al 43 y pidieron justicia.

También hicieron una parada en Paseo de la Reforma e Insurgentes, donde se solidarizaron con la lucha de la asamblea nacional de usuarios de la energía eléctrica, quienes demandan una “tarifa social justa” y porque la electricidad se convierta en un derecho.

Repudiaron el exiguo incremento a los salarios mínimos, el cual dijeron quedó pulverizado con la inflación, que supera el 5.5 por ciento. En tal sentido destacaron la necesidad que haya un incremento a las percepciones y repudiaron los efectos que ha traído la reforma laboral, la cual ha perjudicado a la clase trabajadora.

En las pancartas se leía “Derogación a las reformas energética, laboral y educativa”, “Respeto a las jubilaciones y pensiones, por una vejez digna” y “Alto al alza de precios”. También se escuchó “libertad a los presos políticos”, y “alto a la corrupción de funcionarios públicos”.

Los contingentes de estudiantes de la UNAM, IPN, UAM y UPN avanzaron desde la glorieta de la Palma , y la Coordinadora Nacional de sindicatos universitarios de educación superior, investigación y cultura, desde el teatro “Jiménez Rueda”, de Lerdo y Ricardo Flores Magón.

Por otro lado, deportados, integrantes de la organización “Otros Dreams en Acción”, formaron una cadena frente a las oficinas de la Secretaría de Relaciones Exteriores, como parte de la jornada del Día del Trabajo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*