Tramposos: ganar al costo que sea

El canoísta japonés Yasuhiro Suzuki se sumó esta semana a la larga lista de deportistas que se han deshonrado al intentar cumplir con sus objetivos.

Erik B. Casas/AN/enero 13, 2018 10:02 am. ¿Quién no ha escuchado la frase tan trillada, y citada de distintas maneras, acreditada al legendario entrenador Vince Lombardi: “Ganar no es lo más importante, es lo único importante”? O simplemente, “ganar no lo es todo, es lo único”.

Sin duda, una frase poderosa, tanto si se interpreta de manera positiva, como si no. Y es que la obsesión de algunos por ganar a cualquier costo ha dado lugar a oscuros episodios en la historia del deporte. En algunos casos la trampa o marrullería raya en lo criminal, otras en lo inverosímil, la mayoría en lo grotesco.

La confesión del canoísta japonés Yasuhiro Suzuki, hecha pública esta semana, según la cual contaminó con una sustancia prohibida (esteroide anabólico) la bebida de un rival a fin de provocar su suspensión y así quedarse con su plaza en el equipo olímpico que participará en Tokio 2020, es el más reciente caso de un tramposo dispuesto a hacer lo sea necesario con tal de lograr su objetivo.

Yasuhiro Suzuki reveló que inyectó una sustancia prohibida en la bebida de Seiji Komatsu de cara al selectivo japonés de canotaje; lo suspenden ocho años.

Pero Suzuki no es el primero, tampoco será el último, en destrozar el “juego limpio” como uno de los valores fundamentales del olimpismo.

Llega rivalidad hasta los tribunales

Tonya Harding y Nancy Kerrigan fueron las protagonistas de una historia que cimbró el deporte estadounidense en 1994. Consideradas las dos mejores patinadoras artísticas del país, su rivalidad fue tan grande que superó todo límite. El 6 de enero de 1994,Kerrigan fue víctima de un brutal ataque con una varilla de metal que dejó su rodilla maltrecha y sin ninguna posibilidad de participar en el campeonato nacional, selectivo para los Juegos Olímpicos de Lillehammer, Noruega.

La investigación reveló que el esposo de Harding, Jeff Gillooly, y su guardaespaldas, Shawn Eckhardt, fueron los autores intelectuales del ataque llevado a cabo por Shane Stant. Al final, Harding y Kerrigan participaron en la cita noruega, donde la primera fue una gran decepción, mientras la segunda ganó la medalla de plata.

Pero lo más duro para Harding fue la suspensión de por vida, tras revelar las pesquisas que sabía de la conspiración en contra de Kerrigan, algo que reconoció años después en su autobiografía.

“Boris, el tramposo”
Era un icono de la URSS, oficial del ejército y uno de los deportistas más respetados del régimen soviético, tras una trayectoria impecable que le llevó a ser condecorado con laOrden de la Bandera Roja del Trabajo; sin embargo, la historia de Boris Onischenko es la de un hombre que acabó bautizado por la prensa como “Boris, el tramposo”.

El pentatleta, nacido en Ucrania, es recordado por hacer trampa en los Juegos Olímpicos de Montreal en 1976, luego de que le descubrieran en su florete un sofisticado sistema de cableado que concluía en un botón con el que activaba un dispositivo para registrar inexistentes toques a su rival. Tras su decalificación, la Federación Soviética de Pentatlón Moderno anunció su expulsión.

Dora Ratjen, la “saltadora” de Hitler
Una de las mejores saltadoras de altura del mundo en los treintas era Gretel Bergmann, promesa de medalla dorada para Alemania en los Juegos Olímpicos de 1936. Sólo había un problema, Bergmann era judía y el régimen de Adolfo Hitler prohibió su participación. Los nazis reemplazaron a Bergmann por Dora Ratjen, quien logró el cuarto lugar.

La ex saltadora de altura era una de las mejores del mundo en la década de los 30 y promesa de oro para Berlín 36; fue remplazada por un hermafrodita Dora Ratjen.

En 1938, tras ser detenida por la policía en Magdeburgo, Dora fue sometida a un examen médico riguroso que aclaró todo: era hombre, aquejado de hipospadias (anomalía congénita por la que el pene no se desarrolla de la manera usual), además de micropene(menor a 7,5 cms) y criptorquidia (descenso incompleto de los testículos).

Pillados en la maroma o no, la lista de tramposos en el deporte es larga. A continuación, otras patrañas llevadas a cabo con total cinismo.

Engaña a todos, menos al chip
Roberto Madrazo, excandidato presidencial por el PRI, fue descalificado del Maratón de Berlín 2007, tras no registrar parciales entre los kilómetros 20 y 35, información proporcionada por el chip que portan todos los corredores en sus tenis.

Madrazo Pintado, ex gobernador de Tabasco, sorprendió al llegar en primer lugar de su categoría (55 a 59 años) con un tiempo de 2:41.12 horas. En la foto que registró el arribo del político a la meta se le ve sonriente, sin sudor y con un aspecto físico muy saludable, además de vestir una chamarra roja y pantalón negro largo, mientras que los demás competidores usan shorts y ligeras camisetas, acorde a una temperatura ambiente de 15 centígrados.

Luis “Manos de Yeso” Resto
El 16 de junio de 1983 se vivió el capítulo más negro del boxeo mundial. Ese día, subieron al ring en el Madison Square Garden la promesa de 21 años Billy Collins Jr. y el veterano puertorriqueño Luis Resto. Al finalizar la contienda, ninguno de los dos volvió a pisar un cuadrilátero.

La pelea, pactada a 10 rounds, comenzó igualada, pero a partir del tercer episodio, para sorpresa de todos, el boricua estaba dominando el combate. Golpe a golpe, la cara de Collins se convirtió en una masa deforme.

Resto fue declarado ganador por decisión unánime. Sin embargo, el relleno por fuera de los guantes del caribeño al final de la batalla fue una sospechosa anomalía. Tras la investigación, se descubrió que la espuma de su interior había sido removida y en su lugar habían puesto yeso.

Collins recibió 450 impactos, en el hospital se le detectó una lesión en la retina del ojo derecho y severos daños en el izquierdo, milagrosamente no perdió la visión total, pero las secuelas le impidieron continuar con su carrera en los cuadriláteros.

Resto fue expulsado de por vida del boxeo profesional y la familia de su rival lo llevó ante la justicia, fue condenado a tres años de cárcel.

Billy Collins Jr. no volvió a ser el mismo hasta que murió el 6 de marzo de 1984 al estrellarse en su automóvil contra un barranco, luego de meses de depresión, alcoholismo y drogadicción.

Gran Maestro del ajedrez y del…¡Iphone!
En abril del 2015, el gran maestro georgiano del ajedrez, Gaioz Nigalidze, disputaba la sexta ronda del Abierto de Dubai ante el armenio Tigran Levonovic Petrosian, cuando éste comenzó a sospechar, porque su rival iba al baño en cada momento crucial del juego. Y no sólo eso, siempre iba al mismo cubículo, pese a que había otros tres disponibles.

En la cuarta o quinta interrupción, le solicitó al árbitro del juego que prestara atención a la conducta de Nigalidze. Una inspección de los sanitarios reveló que el georgiano había escondido un IPhone con un software de análisis de juego. Al ser confrontado, Nigalidze negó que el celular le perteneciera, pero se comprobó que la red social a la que estaba conectada estaba a su nombre y, además, estaba siendo utilizada una aplicación con jugadas de ajedrez donde se detallaban recientes movimientos de su encuentro con Petrosian. El georgiano, campeón de su país en 2013 y 2014, fue expulsado del torneo árabe.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*