Un equipo internacional de peritos asegura que Neruda no murió de cáncer

Según los especialistas, es “rotundamente cierto” que el certificado de defunción no refleja la causa del fallecimiento

ROCÍO MONTES/Santiago de Chile 20 OCT 2017 – 21:15. A 44 años de su muerte en septiembre de 1973, un equipo de 16 expertos y peritos internacionales reunidos en Santiago de Chile concluyeron que el Premio Nobel de Literatura 1971, el chileno Pablo Neruda, padecía cáncer de próstata, pero no murió a causa de esa enfermedad como se señala en su certificado de defunción. “La caquexia está descartada. Eso está claro”, señaló el magistrado Mario Carroza, que investiga desde 2011 el fallecimiento del poeta.

Todavía se desconocen las razones específicas de su muerte, pero se sospecha de la intervención de la dictadura de Augusto Pinochet, que hacía pocos días había sacado del poder al Gobierno socialista de la Unidad Popular.

La historia oficial indicaba que Neruda falleció a causa del cáncer el 23 de septiembre de 1973, 12 días después del golpe militar que derrocó a Salvador Allende. En 2011, sin embargo, el chófer del poeta, Manuel Araya, denunció que fue envenenado con químicos por el régimen militar, mientras estaba ingresado en la Clínica Santa María de Santiago. El Partido Comunista, donde militaba el escritor, presentó una querella para esclarecer las causas de su muerte y la Justicia chilena abrió una investigación.

El cuerpo del escritor fue exhumado el 8 de abril de 2013 en Isla Negra, una localidad costera a 100 kilómetros de la capital. Luego de tres años de investigación y pruebas científicas, el cuerpo del poeta regresó en abril de 2016 a su tumba de orillas del Pacífico, aunque el juez Carroza siguió investigando la verdad judicial sobre su deceso.

El magistrado señaló que las conclusiones del equipo apuntan a “una nueva toxina” encontrada en uno de los molares del poeta, por lo que se pedirán nuevos análisis para llegar a una conclusión definitiva. Si todo avanza normalmente, en un año se podrían tener los resultados de los estudios de genómica bacteriana. Carroza busca precisar si efectivamente este elemento extraño produjo su muerte y si la bacteria fue o no cultivada en un laboratorio, lo que probaría una acción criminal.

“No tenemos la determinación de que efectivamente hubo intervención de terceros, sino que tenemos la posibilidad de que sí hubo intervención de terceros. Tenemos la alternativa de que también pudiese ser una muerte natural si no se confirma lo de la toxina”, precisó Carroza.

Lo que hasta ahora parece un hecho probado, sin embargo, es que “es rotundamente cierto” que el certificado de muerte no refleja la realidad del fallecimiento, según declaró en rueda de prensa el médico forense español Aurelio Luna.

El abogado del Partido Comunista (PC) Eduardo Contreras afirmó que el poeta falleció pocas horas antes de viajar a México, donde tenía programado organizar la resistencia. El jurista agregó que está comprobado que en la clínica de Santiago donde murió el poeta, la Santa María, se cometieron delitos después del golpe de Estado de Pinochet. En ese centro de salud, por ejemplo, falleció en 1982 el expresidente Eduardo Frei Montalva (1964-1970), cuya familia sospecha de un envenenamiento.

Raúl Bulnes, presidente del directorio de la Fundación Neruda -encargada de difundir y preservar el legado poético, artístico y humanista del escritor-, escribió este viernes en una carta pública que “todo el círculo íntimo del poeta, incluido el Comité Central del Partido Comunista de la época”, conoció el grave estado de salud del escritor a causa del cáncer.

Indicó, sin embargo, que “cualesquiera sea el resultado de esta investigación, los sangrientos y brutales días de septiembre de 1973 aceleraron su enfermedad, constituyendo otro crimen de la dictadura: indirecto, si fue por el cáncer terminal que padecía, o directo, si fue por una intervención deliberada de terceros”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*