Un manual para afrontar la violencia del narco en las escuelas mexicanas

La Secretaria de Educación difunde un manual para afrontar la violencia del crimen organizado en los centros educativos

JACOBO GARCÍA/El País/México 3 ENE 2018 – 15:20. Que la violencia del narco no entre en las escuelas, o si lo hace, saber cómo actuar. Ese es el objetivo de la Secretaría de Educación Pública (SEP) de México que este año distribuirá al inicio del curso escolar un manual con protocolos de actuación en caso de tiroteo o irrupción de un comando en el centro educativo.

Entre otras cosas la Secretaría recomienda a los alumnos: “Recostarse en el piso bocabajo, lejos de puertas y ventanas, así como permanecer en silencio y apagar el celular. Evitar actos como correr o asomarse por las ventanas, entrar en contacto con los agresores, tomar fotografías o videos del suceso. Informar a la o el docente si él mismo o un compañero ha resultado herido”, señala el documento que será distribuido entre alumnos y docentes.

En el año más violento que se vive en México desde hace dos décadas, hace tiempo que la violencia del crimen organizado no respeta tampoco ni horarios, ni niños, ni escuelas. Desde 2010, la SEP había instruido a su personal sobre la forma de actuación ante la violencia , pero por primera vez incluirá a los planteles de bachillerato.

En el documento se pide a los alumnos que, en caso de ver a militares o soldados cerca de las instalaciones de la escuela, mantengan la calma y avisen lo antes posible al personal docente. Para los casos de riñas con armas de fuego o el despliegue de un operativo militar o policial en las inmediaciones, se recomienda resguardarse en lugares seguros como aulas, bibliotecas, talleres o laboratorios.

“Estos protocolos resultan sumamente necesarios y útiles para poder gestionar las situaciones de riesgo para la seguridad que pueden surgir como parte de la cotidianidad de un plantel, considerando las necesidades de los distintos subsistemas que integran el tipo medio superior”, señala el documento conocido el miércoles.

El manual también incluye indicaciones sobre cómo actuar en caso de que haya una persona armada dentro del colegio, sea un alumno, maestro o personal ajeno a la escuela. A los docentes y directivos se les pide permanecer dentro de las clases, ordenar a los estudiantes que se recuesten en el suelo bocabajo, que apaguen las luces del aula y permitan con precaución la entrada de los alumnos que estaban fuera en el momento en que se avisó de la contingencia.

El documento recomienda: “Cerrar la puerta con llave o atrancarla con el escritorio o sillas. Hacer un pase de lista de las y los alumnos que se encuentren en el salón. Procurar mantener calmados a los estudiantes, especialmente a los que tengan crisis nerviosas. Informar al director —vía celular u otro medio electrónico— si una o un estudiante ha sido herido, ha fallecido o necesita apoyo médico”.

Ante el repunte en la ola de violencia que se vive en todo el país, en otras zonas del país se suman a las recomendaciones por escrito de la SEP los simulacros con policias reales equipados con armas sin balas para enseñar a los alumnos cómo comportarse. Estos simulacros no son siempre bien vistos por los padres, quienes denuncian que aquellos ejercicios crean alarma entre la comunidad educativa, tal y como sucedió en Baja California Sur en el mes de octubre en escuela de primaria.

Según cifras oficiales del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), el 13% de los alumnos no se siente seguros en sus colegios. El informe presentado en diciembre por este organismo autónomo señala que el 25% de los docentes han presenciado en el último año la venta o el consumo de drogas y alcohol dentro de las escuelas y el 49% de los directores han visto hurtos y violaciones en las inmediaciones de sus centros.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*