Venezuela anuncia su retirada de la OEA

El régimen de Nicolás Maduro toma esta decisión tras convocarse una reunión de cancilleres para tratar la crisis venezolana

ALFREDO MEZA/NICOLÁS ALONSO/ Caracas / Washington 27 ABR 2017 – 12:46. Caracas, acorralada e incapaz de defender la crisis que atraviesa ante la Organización de Estados Americanos (OEA), abandona. La canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, anunció este miércoles que su país se retirará de la organización, la más importante de la región. La decisión fue tomada minutos después de que los países miembros aprobaran la convocatoria de una reunión de cancilleres para tratar la crisis que atraviesa el país.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó este jueves que “Venezuela es un desastre” en reacción a la decisión del país bolivariano. “Es una situación muy triste, me da mucha pena lo que está pasando en Venezuela”, insistió Trump junto al presidente argentino, Mauricio Macri, a quien recibió en la Casa Blanca.

Durante las últimas semanas, una mayoría de países, entre ellos EEUU, han liderado una serie de reuniones en el organismo para tratar la crisis venezolana, exacerbada por las recientes protestas multitudinarias rodeadas de violencia en las calles de las principales ciudades.

Ante la presión de la OEA, cuyo punto culminante fue la convocatoria ayer de una reunión entre los cancilleres de los países para tratar la situación, el régimen de Nicolás Maduro optó horas después por anunciar su salida de la institución regional más importante. Venezuela ya había amenazado con retirarse del organismo si los países miembros aprobaban la celebración de esta reunión, que supone una elevación del tono contra el país bolivariano.

Venezuela ha invocado el latiguillo de la intromisión en sus asuntos internos para justificar su decisión y ha señalado a México como el ariete de un proceso que busca “tutelar” a su país. “Afortunadamente eso nunca ocurrirá, porque así está marcado en nuestra historia, nuestro presente y futuro”, dijo la canciller venezolana. Rodríguez compareció en Caracas escasos minutos después de que 19 países miembros de los 34 de la OEA aprobaran por votación la convocatoria de la reunión para tratar la crisis venezolana. Aunque todavía se desconoce el lugar y la fecha, la decisión, tomada durante una reunión extraordinaria, supone endurecer el tono de la organización frente a Caracas.

El proceso de retirada comenzará este jueves, cuando Venezuela presente una carta de denuncia contra la OEA al secretario general, Luis Almagro, el principal enemigo de Maduro en las últimas semanas. Como parte de su salida, el país sudamericano deberá pagar casi 9 millones de dólares correspondientes a la deuda contraída con la institución. Hasta vencidos los 24 meses, Venezuela sigue siendo miembro pleno con todos los derechos y deberes de cada país miembro. Si se mantiene esta decisión se convertiría en el primer país en la historia de la OEA en apartarse por voluntad propia del bloque regional.

Fiel a su estilo, el chavismo ha querido convertir una derrota diplomática, que eventualmente terminaría de conseguir los 23 votos necesarios en la posterior aplicación de la Carta Democrática Interamericana, en una victoria moral. “Venezuela no participará en lo sucesivo de ninguna actividad donde se pretenda posicionar el intervencionismo y el injerencismo de este grupo de países que solo buscan perturbar la estabilidad y la paz de nuestro país. Son acciones dirigidas por un grupo de países mercenarios de la política para coartar el derecho al futuro del pueblo de Venezuela”, agregó la canciller.

La ministra no perdió la ocasión para comparar esta reunión de cancilleres, aprobada sin el consentimiento de Venezuela con la expulsión de Cuba de la OEA en 1962. “Décadas más tarde allí está el pueblo de Cuba digno y de pie ratificando la elección histórica, moral y ética de un pueblo que está defendiendo la soberanía y la independencia. Hoy Venezuela está librando una batalla similar por su soberanía, su paz e independencia”, continuó Rodríguez.

Samuel Moncada, el representante de Venezuela ante la OEA, afirmó en la sesión previa a la votación que la OEA es la causa de los disturbios en el país. “Desde aquí se alienta a los extremistas”, defendió Moncada ante los países miembros. También insistió en que la institución ha perdido su imparcialidad y trata de imponer un tutelaje al país bolivariano sobre cómo resolver sus asuntos internos. Durante la sesión, Moncada, con un discurso derrotista y sin nadie a quién atacar —solo dos de los “enemigos” hicieron uso de la palabra—, trató de evitar la convocatoria de los cancilleres.

La resolución fue aprobada por 19 países, entre los que se incluyen cinco Estados miembros de Petrocaribe (Honduras, Bahamas, Dominica, Guyana y Jamaica) el mecanismo mediante el cual Caracas estableció convenios de asistencia petrolera los países del área a precios preferenciales a cambio de apoyo político. La venta de crudo a precios preferenciales ha sido usada desde 2005, cuando se creó Petrocaribe, como un arma para promover los intereses chavistas en la región. El apoyo político de las naciones del Caribe impidió que prosperaran en la propia OEA las denuncias sobre la naturaleza autoritaria del régimen de Hugo Chávez. Pero el autogolpe propiciado por Maduro al promover, con la colaboración de sus aliados del Tribunal Supremo de Justicia, la anulación del Parlamento ha provocado un cambio en el escenario geopolítico.

Tanto la decisión de Venezuela como la de una mayoría de Estados miembros pone de relieve el aislamiento político al que hace frente el régimen de Maduro. Durante las últimas semanas, además de las repetidas sesiones en la OEA, una cascada de denuncias han sido dirigidas al Gobierno de Caracas tanto de organizaciones internacionales como de Gobiernos específicos. Colombia y Perú, entre otros países, retiraron sus embajadores hace poco menos de un mes.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*