Videgaray no logra votos suficientes para condenar al Gobierno de Maduro

La propuesta de México, que buscaba forzar un diálogo entre el régimen y la oposición en Venezuela, no alcanza los 23 votos necesarios para ser aprobada

JACOBO GARCÍA/El País/Cancún 19 JUN 2017 – 20:12 Ninguna de las dos propuestas que había sobre la mesa logró los votos necesarios para salir adelante durante la reunión de cancilleres en el marco de la Organización de Estados Americanos (OEA) celebrada este lunes en Cancún. Al grupo de 14 países liderados por México –entre los que están las principales potencias del continente como Brasil, Argentina, Perú, Colombia o Estados Unidos– se unieron algunos caribeños hasta sumar 20 apoyos, tres menos de los necesarios para salir adelante.

El canciller mexicano, Luis Videgaray, no podrá apuntarse un tanto diplomático en su nuevo papel como líder regional tras la abstención de ocho países, entre ellos El Salvador, República Dominicana o Trinidad y Tobago y el rechazo de otros cinco, entre ellos Nicaragua, Bolivia o la isla de San Vicente.

El documento impulsado por México expresaba “su profunda preocupación por la situación política económica y social en Venezuela” y denunciaba la “creciente violencia y polarización entre el Gobierno y la oposición”.

El texto frustrado hacia un llamamiento al Gobierno de Venezuela para que respete los derechos humanos y la separación de poderes. Paralelamente el texto pedía “reconsiderar” la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente. Precisamente incorporar la palabra “reconsiderar” en lugar de “rechazar” fue una victoria del sector más tibio con el objetivo de sumar el mayor número de apoyos. No obstante, no fue suficiente.

El último punto del texto, que logró 20 de 34 votos, fue el más controvertido. En el mismo se pide establecer “un grupo u otro mecanismo de facilitación que favorezca el diálogo entre Gobierno y oposición (…) para acompañar y promover la implementación de los compromisos que asuman las partes”, lo que fue interpretado por la delegación bolivariana como la antesala de una intervención militar, tal y como contempla la Carta Democrática.

“Hoy hay más sangre derramada en las calles de Venezuela”, dijo el representante de Costa Rica Manuel González al justificar su voto. Para el diplomático, a favor de una condena sin paliativos al Gobierno de Nicolás Maduro, “la crisis de Venezuela es la crisis del hemisferio”, expresó en referencia a la inestabilidad que genera en la región la salida de cientos de miles de venezolanos hacia los países vecinos.

Para el canciller Videgaray, uno de los derrotados de la jornada al no lograr los 23 votos buscados, “en Venezuela se ha roto el orden constitucional” y justificó su rechazo a la Asamblea Constituyente diciendo que “no favorece la reconciliación en el país”.

En una rueda de prensa posterior el canciller mexicano y anfitrión insistió en que la votación no es un fracaso porque 20 países admitieron la crisis que se vive en el país y defendió que “el camino no ha terminado”. “Tenemos la obligación política y moral de seguir agotando todos los caminos. A quienes están en las calles, no tienen comida hay que decirles que vamos a continuar para alcanzar un mecanismo de solución”, dijo.

Argentina calificó de crisis humanitaria la situación y Colombia, con quien comparte 2.000 kilómetros de frontera, recordó que lograr 20 de 34 votos supone que una amplia mayoría de países admiten que la situación en Venezuela es crítica.

Por su parte Ecuador y El Salvador, gobernada por la izquierda del FMLN, justificaron la abstención que salvó a Maduro diciendo que se realizó “una votación que no estaba suficientemente madura y requería de mayores discusiones”, explicó su enviado.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*